.

Unos Brangelina de culto

Cotillard y Canet vuelven a estar juntos en la pantalla con una comedia en la que se ríen de sí mismos y que llega a España después de arrasar en los cines de su país. Allí son como la versión gala, y selecta, del fenómeno Brangelina