Miguel Ángel Villanueva, trabajando en su laboratorio del emirato de Sharjah

Mishima, la rabia suicida del último samuray

El autor japonés es una controvertida figura de culto, una suerte de Da Vinci nipón de tendencias fascistoides, dotado para casi todas las artes, que mezcló fanatismo, nacionalismo y misticismo