Y a los siete días... pastelero

Nada mejor que Semana Santa para encerrarse en la cocina y probar suerte con alguno de los dulces típicos de estos días