«Semellaba unha verbena»

La concentración humana por los registros domiciliarios dejó un clima de tensión y un beneficio económico para los hosteleros cercanos