Bronca, reproches y aclaraciones

La resaca de la dolorosa derrota del Racing en Gijón incluyó tensión en el vestuario de Mareo, una charla el lunes y una reunión ayer de más de una hora en A Malata para reflotar ya al equipo