El posfeminismo ya apunta al sueño americano

Aunque ni Hillary Clinton ni Sarah Palin han podido culminar con suficientes votos femeninos su asalto al poder, ambas se han medido sin complejos en un mundo habitualmente liderado por hombres. Y lo han hecho con nuevas armas de mujer.