Las maletas a los 42 años

García-Bellido es uno de los muchos casos de investigadores que tienen que emigrar para seguir desarrollando su trabajo