El año del papa Francisco

Bergoglio lleva el buen camino para convertirse en uno de los papas más populares de la historia