Pontevedra se ríe de sus carencias

El desfile fue el mejor escenario para ridiculizar la actualidad, desde el transporte urbano y el baño de Lores al chequebebé de ZP o al conejo sugerido por Solbes