La ventaja: El verano libre

Tradicionalmente, los exámenes universitarios se celebraban en el mes de junio, ya que la mayoría de las asignaturas eran anuales