Abierto el camino de grandes cambios

La sensación generalizada entre la vieja guardia política es que peor no se puede estar ante la imposibilidad de los principales partidos para alcanzar cualquier tipo de pacto