José Ángel Vázquez, director de la cárcel de Teixeiro

Las videollamadas llegan a las cárceles

Teixeiro, Bonxe y Monterroso son las primeras. A Lama y Pereiro aún esperan los teléfonos y se da preferencia a los presos con nacimientos, familiares fallecidos, enfermos o en situación de precariedad económica