Jeffrey Katzenberg y Meg Whitman, en la presentación de Quibi en la feria CES de Las Vegas.

La Supercopa de la vergüenza

Un contrato de 120 millones por tres años permite que el torneo español, en un formato con cuatro equipos, se dispute desde hoy en un país sobre el que pesan graves denuncias de derechos humanos