.

«Internet cambió los hábitos de consumo y los del sector»

Creció al mismo tiempo que la empresa de sus padres, Mariscos Comesaña, pero como hija que es de su tiempo, Águeda Comesaña le dio una vuelta al negocio familiar y puso en marcha una web para ofrecer por Internet lo mismo que ellos en el mercado tradicional: marisco de calidad. El 20 % de la facturación ya corre a cuenta de Sal y Laurel, y su familia se ha rendido al poderío digital