Un terrorista mata al menos a 40 personas en una comisaría yemení

Un suicida detonó un cinturón de explosivos en el patio de las instalaciones frente a una fila de aspirantes a alistarse en las fuerzas de seguridad


La filial del Estado Islámico (EI) en Yemen atacó por segunda vez en una semana la ciudad portuaria de Mukalla, hasta hace poco bastión de Al Qaida. Un suicida se infiltró en una sede policial, al sur de Yemen, y detonó un cinturón de explosivos en el patio de las instalaciones frente a una fila de aspirantes a alistarse en las fuerzas de seguridad, provocando al menos 40 muertos y 60 heridos.

Mukalla fue recuperada hace un mes por el Ejército yemení, tras permanecer durante un año en manos de Al Qaida, asentada en el sur del país. Ahora es el EI el que lidera las embestidas, según confirma su agencia Amaq por segunda vez en pocos días, después de haberse responsabilizado de un triple atentado con coche bomba que provocó la muerte de 13 soldados y decenas de heridos en un cuartel de la Defensa Costera.

Tanto Al Qaida como el EI aprovecharon el actual conflicto interno entre las fuerzas del presidente Abd Rabbo Mansur Hadi y los rebeldes hutíes, próximos a Irán, para expandirse por el sur. El conflicto se deterioró con la intervención militar de Arabia Saudí desde marzo del 2015 contra los insurgentes, que habían conseguido expulsar a Hadi del país.

Las negociaciones de paz que se celebran en Kuwait intentan aliviar la situación. El Gobierno yemení y los rebeldes hutíes han logrado un acuerdo preliminar para liberar a la mitad de los prisioneros de guerra de ambos bandos antes del mes de ramadán, que comienza el 6 de junio.

Comentarios

Un terrorista mata al menos a 40 personas en una comisaría yemení