La tradicional fiesta de la Tomatina de Buñol, una batalla a tomatazos que se celebra en la localidad valenciana desde hace más de cincuenta años, está provocando la indignación a más de 4.000 kilómetros de distancia: en Nigeria. El país africano está sufriendo una grave crisis debido al alza del precio de los  tomates, que se ha incrementado de forma brutal: en los últimos meses la caja de esta hortaliza ha pasado de 1,20 dólares a 40 dólares, según recoge The Washington Post, lo que ha llevaba a declarar el estado de emergencia en el sector en el estado de Kaduna.

Esta grave situación ha llevado a numerosos usuarios nigerianos de redes sociales a la indignación al contraponer la escasez que ellos padecen con imágenes de la fiesta popular que se celebra en Buñol a finales de agosto y que congrega cada año a miles de personas. La Tomatina hace «gritar» a la población nigeriana: «¿Dónde está nuestro Dios?».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La Tomatina indigna a los nigerianos, que sufren una brutal alza del precio del tomate