Europa Press / EFE

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha llegado este domingo al Palacio Real sobre las 10.45 horas para entrevistarse con el rey, en el primer acto de su acortada visita a España como consecuencia del asesinato de cinco policías en Dallas (Texas). 

El rey Felipe VI ha trasladado al presidente de los EEUU, Barack Obama, su «más firme compromiso en mantener siempre la más estrecha colaboración con Estados Unidos, un país amigo y decisivo en el mundo».

Con estas palabras Felipe VI ha dado su «más cordial bienvenida» oficial al presidente, antes de la reunión que ambos han mantenido en el Palacio Real acompañados del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

El Monarca le ha agradecido «muy vivamente» su visita y que la haya mantenido «en las actuales circunstancias tan particulares», ha subrayado en referencia a la matanza ocurrida en Dallas (Texas) el pasado jueves, en la que murieron seis policías y cuyo alcance le ha obligado a retornar antes a su país.

Tras señalar que los EEUU y España «comparten principios, valores e intereses», el Rey ha asegurado que los vínculos entre estas dos naciones se han «fortalecido intensamente en todos los ámbitos» y que los españoles tienen la «voluntad firme y el pleno compromiso de mantener siempre la más estrecha colaboración» con los EEUU.

Ha destacado también que es «fundamental la contribución de miles de ciudadanos españoles y estadounidenses que cada día refuerzan con su labor los lazos entre los dos pueblos, que se respetan y saben mirar juntos hacia el futuro con confianza y determinación».

«Estoy muy feliz de acogeros en nombre del pueblo español en este Palacio Real, símbolo de nuestra historia, una historia y una tradición que hace de nuestro país una nación con fuerte vocación americana y universal», le ha dicho Felipe VI a Obama.

El rey ha terminado su breve discurso agradeciendo nuevamente la visita, a la que se ha referido como «la mejor expresión del sincero afecto y amistad profunda» que une a sus países.

Utilizando la lengua inglesa le ha expresado finalmente su deseo de que tenga nuevas «oportunidades de visitar España en el futuro con su familia» y de disfrutar las «numerosas maravillas» que ofrece.

 Cercanía

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, ha resaltado hoy la «profunda y estrecha relación» de su país y España, tras agradecer al Rey Felipe VI su cálida acogida en el Palacio Real de Madrid dentro de su viaje oficial a España.

El presidente de EEUU ha contestado al saludo de don Felipe diciendo «muchas gracias» en español, para referirse luego a que España y Estados Unidos no sólo son «aliados», sino países «que comparten los mismos ideales, entre ellos la libertad, el respeto a la ley y al Estado de Derecho».

«Me habría gustado quedarme más tiempo», ha comentado el presidente antes de agradecer la comprensión de España por haber acortado su visita «dada la semana tan difícil que hemos vivido en Estados Unidos», en clara alusión a la violencia que se produjo en el país tras la muerte de dos ciudadanos negros y cinco policías en la ciudad de Dallas (Texas).

En tono informal, Obama ha recordado que la primera vez que vino a España «no fue en el 'Air Force One'... Era joven, llevaba una mochila a la espalda, iba andando a todas partes y comía en plan barato».

Intercambio de regalos

En la Cámara Oficial, Felipe VI le ha entregado un obsequio especial a Obama, una versión inglesa de Don Quijote de la Mancha editada por Penguin y con una encuadernación artesanal en piel realizada expresamente para Obama, y que incluye el escudo estadounidense y el de armas del Rey. En el interior del libro, los Reyes Felipe y Letizia han incluido una dedicatoria en inglés con una cita relativa a la libertad que aparece en el capítulo 58, en un diálogo entre Don Quijote y Sancho.

Felipe VI también le ha regalado una fotografía grande del Palacio Real tomada por Fernando Manso desde la Catedral de la Almudena .

La visita de Obama a España, aunque acortada, supone el primer desplazamiento de un presidente de EEUU a nuestro país en 15 años. Desde los tiempos de Richard Nixon en los primeros años de la década de los 70, todos los presidentes norteamericanos han hecho al menos una visita a España estando en ejercicio.

También devuelve la relación bilateral a la normalidad previa a la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando se produjo el desencuentro con la Administración de George W. Bush por la retirada de las tropas de Irak y el llamamiento a otros aliados a seguir el ejemplo de España. Con la visita de Obama se culmina el proceso de recuperación de los contactos institucionales de alto nivel entre los dos países, que se vieron alterados por la mala relación entre Zapatero y George W. Bush.

Pero sobre todo es un gesto de agradecimiento a la colaboración española para convertir la base de Rota (Cádiz) en base naval del escudo antimisiles de la OTAN y hacer de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) sede permanente de la fuerza de reacción rápida de los marines de EEUU frente a crisis en Africa.

Obama se entrevistará con el jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, a partir de las 14 horas en el Palacio de la Moncloa y después se verá con los líderes del PSOE, Pedro Sánchez; Podemos, Pablo iglesias y Ciudadanos, Albert Rivera, en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), justo antes de partir hacia la base de Rota (Cádiz), donde esta tarde concluirá su visita a España con una intervención ante los casi 3.000 militares estadounidenses destacados allí.

Pablo Iglesias es el único de estos líderes políticos que tiene reservas al uso por parte de EEUU de bases militares españolas, sin duda el capítulo de la relación bilateral que más interesa a Washington.

Rajoy en Moncloa

El jefe del Ejecutivo español en funciones, Mariano Rajoy, no se ha desplazado hasta el palacio, pues esperó a Obama en Moncloa, donde lo recibió a las 14.01 horas. Sí han acudido al Palacio Real la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, los ministros de Exteriores y Defensa, José Manuel García-Margallo y Pedro Morenés, el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, y el embajador de España en EEUU, Ramón Gil-Casares.

Por parte estadounidense, acompañan a Obama la consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice; el embajador de EEUU en España, James Costos, el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest; el director de Asuntos Europeos en el Consejo de Seguridad Nacional, Charles A. Kupcham, y la directora para la UE, Europa meridional y Asuntos Económicos en el Consejo de Seguridad Nacional, Amy Dove.

Obama llegó en la noche del sábado a la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), adonde acudió a recibirle Felipe VI, que le esperó en la misma pista de aterrizaje.

Noche en casa del embajador

El presidente norteamericano ha dormido en la residencia del embajador de EEUU en España, como suele hacer cada vez que viaja al extranjero.

Debido al ataque de Dallas en el que un exmilitar norteamericano de origen afroamericano asesinó a cinco policías de EEUU por su deseo de matar blancos, como confesó a la Policía antes de ser abatido, Obama decidió acortar un día su visita a España, anulando su desplazamiento a Sevilla y comprimiendo su agenda en Madrid, donde se anuló el almuerzo previsto para un centenar de invitados en el Palacio Real y un encuentro con jóvenes españoles en los Teatros del Canal.

La visita de Obama a España pretende ser un gesto de agradecimiento por el esfuerzo que las autoridades españoles han desplegado en los últimos años para satisfacer los intereses de EEUU en asuntos de Defensa, convirtiendo a Rota (Cádiz) en base naval del escudo antimisiles de la OTAN y a la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) en sede permanente de la fuerza de despliegue rápido en Africa de los marines de EEUU.

Valora este artículo

0 votos

El rey traslada a Obama su compromiso de «mantener la más estrecha colaboración»