Rajoy recalca que Barberá «ya no es militante del PP» y no tiene «ninguna autoridad» sobre ella

El Gobierno se ampara en la separación de poderes para no opinar sobre la continuidad de la exalcaldesa de Valencia en el Senado


Madrid

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado este viernes que la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá «ya no es militante del Partido Popular» y ha recalcado que él, como presidente del PP, no tiene por lo tanto «ninguna autoridad sobre ella».

«Barberá ha abandonado el PP. Nosotros le pedimos en su día que renunciara a la militancia. Ella lo ha hecho y el presidente del PP ya no tiene ninguna autoridad para con ella», ha reiterado al ser preguntado en un par de ocasiones si cree que debería dejar su escaño en el Senado como piden otros cargos del partido.

Así se ha pronunciado en Bratislava -tras la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de la UE para explorar el futuro de la Unión tras el Brexit-, tres días después de que se conociera la decisión del Tribunal Supremo de abrir causa contra Barberá por un presunto delito de blanqueo de capitales en el PP del Ayuntamiento de Valencia, en el marco de la Operación Taula derivada del caso Imelsa.

Sin autoridad para pedirle el escaño

Desde que Barberá anunciara el miércoles vía comunicado que causaba baja en el PP pero mantenía su escaño, numerosos dirigentes del PP han pedido que la exalcaldesa abandone la Cámara Alta. El líder de C's, Albert Rivera, incluso ha pedido a Rajoy que demuestre «liderazgo» y le pida públicamente que deje su acta de senadora.

Rajoy no ha querido abundar en este asunto pese a las reiteradas preguntas de la prensa sobre si se le debería pedir el acta de senadora. «Rita Barberá ya no es militante del PP y, por tanto, el presidente del PP no tiene ninguna autoridad sobre ella como no la tengo sobre otra muchas personas», ha rematado.

En cuanto a si cree que el tema de Barberá y otros casos de presunta corrupción que afectan al PP pueden influir en la formación de Gobierno en España, Rajoy ha asegurado que lo que influye en ese caso es la «actitud» de Pedro Sánchez, que «no ha aceptado ninguno» de los planteamientos que le ha formulado el PP y tiene una alternativa aritmética que sería «lesiva» para los intereses de España.

Y sobre los casos de corrupción que están abiertos y afectan al PP, Rajoy ha asegurado que respeta «todas» las decisiones judiciales y ha añadido que lo que hay que intentar es que «estas cosas no se vuelvan a repetir nunca». Eso sí, ha subrayado que el «dato positivo» en España es que «no hay impunidad» y «los tribunales actúan».

En este sentido, ha subrayado que «son los propios tribunales los que dan o los que quitan razones». «Es un dato positivo y serán los tribunales los que tengan que decir si tienen culpa o no las personas», ha apostillado.

No se pronuncia sobre el caso de los ERE

De hecho, al ser preguntado sobre los ERE que afectan al PSOE andaluz, ha aprovechado para resaltar que la corrupción «no es algo de un partido» ni es «algo de una organización concreta» sino que va «unida a la condición humana».

Por eso, ha insistido en que él no va a «calificar» el tema de los ERE sino que serán los tribunales los que «tengan que decidir lo que ha ocurrido». «De momento, van actuando, van dando pasos y dirán si las personas son inocentes o culpables», ha manifestado, para agregar que la corrupción puede afectar a «cualquiera».

Sánchez, «empeñado» en terceras elecciones

Preguntado finalmente si ve con más optimismo la posibilidad de formar gobierno ante el debate interno abierto en el PSOE --con cargos que se plantean una posible abstención--, ha reconocido que él ni podía ni debía entrar en ese debate internom pero sí que ha dicho que en la UE están «sorprendidos» por la situación que hay en España.

En este punto, el jefe del Ejecutivo ha acusado al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de estar «empeñado» en convocar nuevas elecciones. «Es inaudito, es algo sorprendente y me cuesta mucho trabajo saber exactamente a qué se debe», ha concluido.

El Gobierno se ampara en la separación de poderes

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha amparado en la separación de poderes para no opinar sobre la continuidad de Rita Barberá en el Senado una vez que ha dejado el Partido Popular tras la apertura de causa contra ella en el Tribunal Supremo por el caso Taula y ha recordado que el escaño es personal porque así lo fija la Constitución.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Santamaría ha recibido sucesivas preguntas sobre la senadora y a todas ha respondido con el mismo argumento: «El Gobierno no tiene posición sobre personas investigadas», Barberá «no es afiliada» al PP y «la titularidad del escaño no corresponde al partido».

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Rajoy recalca que Barberá «ya no es militante del PP» y no tiene «ninguna autoridad» sobre ella