Iglesias reconoce que la disputa con Errejón estuvo mal, pero se sintió «obligado a responder»

Echenique llama a evitar una «dinámica de pandillas»

Iglesias y Errejón, este verano en Madrid
Iglesias y Errejón, este verano en Madrid

santiago / la voz

Pablo Iglesias volvió a hablar en persona tras la convulsa jornada del martes en la que estuvo de cuerpo presente en la campaña gallega pero más pendiente de lo que sucedía en el mundo digital, donde se cruzó mensajes con carga de profundidad contra Íñigo Errejón, constatando la fuerte división interna de la formación morada por la estrategia del partido.

El secretario general de Podemos, igual que hiciera el secretario de política el domingo, acudió a arropar a sus socios de En Marea, y ese es precisamente el mayor pesar de Iglesias: «Se podía haber buscado otro momento, más tarde, y en unos términos de debate diferentes», reconoció. Aunque lo hizo en tono conciliador, quiso restarse responsabilidad en la polémica al declarase «sorprendido» por el tuit de Errejón. «Me vi obligado a responder», justificó, garantizando que su discurso en el paraninfo de la Universidade da Coruña sobre la necesidad de infundir miedo a los poderosos no llevaba «indirectas» en clave interna a su segundo porque estaba hablándole «a la gente».

Aunque ha defendido que el debate terminará siendo positivo para el partido, Iglesias añadió que «en las últimas semanas han ocurrido una serie de cosas que habría preferido que ocurriesen de otra manera», en declaraciones a La Sexta recogidas por Europa Press. En concreto, ha dicho que habría preferido no enterarse por la prensa de la candidatura que se presentaba en Madrid -la de Tania Sánchez y Rita Maestre- y que habría preferido no verse «obligado a responder» a su secretario político, porque este «matizó» lo que dijo en un mitin. Pablo Iglesias ha negado que lo que él dijo -dar miedo a los poderosos- fuese una indirecta para Errejón. «Yo en los mítines no hago ni indirectas ni directas, hablo a la gente», ha zanjado. En todo caso, el debate supuestamente estratégico sobre el «miedo» y el «tono» quedó superado en menos de 24 horas, porque ya nadie niega en Podemos que lo que está en discusión es algo tan tangible como la relación inminente con los socialistas para evitar unas terceras elecciones: la disyuntiva está entre la línea dura de Iglesias, tratando de frente y «de igual a igual» al PSOE, o la de Errejón, supuestamente dispuesto a hacer más concesiones para desbloquear la política española.

Errejón, un «infantil»

El debate en cuestión, similar al que mantienen los socialistas entre el reducido núcleo que rodea a Sánchez y el de los barones autonómicos, ha dejado ya heridas antes de alcanzar la más mínima profundidad. Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, calificó de «infantil» la actitud de Errejón en las redes sociales, en las que tuvo que irrumpir Pablo Echenique para rebajar la tensión. Ayer el secretario de organización tuvo que volver a intervenir para evitar que en Podemos se instale una «dinámica de pandilla». El término fue premeditado, ya que explicó que las pandillas son «grupos cerrados que se refuerzan mutuamente o se censuran en espiral, produciendo disfunciones en una organización política». En el cruce de reproches aireados en la última semana, Echenique reprendió a Monedero por su análisis de la situación de Podemos, mientras que Errejón prefirió obviarlo desde el «respeto». Carolina Bescansa, consciente del malestar latente en el seno de En Marea por el lío mediático que eclipsó los actos centrales de A Coruña y Vigo, evitó pronunciarse sobre el conflicto interno y no hizo declaraciones a la prensa ni en Santiago ni en Ourense, donde arropó a Luís Villares en sendos actos públicos.

PSOE

Refuerzo de la educación y la sanidad para impulsar la nueva «axenda social»

El candidato socialista a la presidencia de la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, participó ayer en A Coruña en un coloquio con agentes económicos en el que estuvo acompañado por el primer presidente autonómico que tuvieron los socialistas, Fernando González Laxe, comparecencia que aprovechó para desgranar su programa de gobierno en materia económica y social.

Leiceaga se comprometió a desarrollar una política económica que aproveche bien la recuperación para impulsar una nueva «axenda social» que pasa por el refuerzo de la educación y la sanidad. «Non podemos deixar a ninguén atrás, porque o peso da popa impediranos navegar a velocidade de cruceiro», explicó,

Sobre la mesa puso compromisos como la contratación de 2.500 profesores y 1.500 profesionales de la sanidad, la supresión del copago farmacéutico para los pensionistas y el restablecimiento de la gratuidad de los libros de texto.

En Marea

Beiras y Díaz coinciden en mítines después de 13 días de campaña

Después de trece días de campaña Xosé Manuel Beiras, líder de Anova, y Yolanda Díaz, diputada por En Marea y referente en Galicia de Esquerda Unida, coincidieron en un mitin. No lo hacían desde la campaña de las generales de junio, semanas después de que trascendieran sus diferencias tras casi cuatro años compartiendo el proyecto de AGE en el Parlamento. La deteriorada relación obligó entonces a los responsables de campaña a no hacerlos coincidir en los actos públicos, y por ello Beiras casi no pisó la provincia de A Coruña, por la que se presentaba Díaz. Ayer estuvieron junto a Luís Villares en Ourense, y a la congresista le tocó presentar al veterano político: «É un dos imprescindibles e dos xenerosos», dijo. En su discurso, Beiras citó el trabajo realizado «con Yolanda» en O Hórreo. Hoy también subirán al escenario en Compostela en el cierre de campaña.

BNG

Pontón propone una Consellería de Mocidade que lleve empleo y vivienda

La candidata del BNG aprovechó ayer un acto con estudiantes universitarios en Santiago para anunciar que su formación propone crear «unha nova Consellería de Mocidade que vertebre políticas de emprego, educación e vivenda». Una estrategia con la que los nacionalistas apuestan por dar respuesta a los principales problemas que sufren los jóvenes. «Contamos cun plan de retorno destinado á volta da mocidade galega emigrada, medidas para potenciar o emprendemento e máis recursos para I+D+i», dijo ante los estudiantes de Xornalismo. «A xente nova ten dereito a soñar e facer realidade as súas esperanzas».

Por otra parte, más de medio millar de docentes de diferentes niveles educativos, incluida la enseñanza superior, hicieron público ayer un manifiesto de apoyo al BNG como única alternativa que defiende «un ensino público galego». 

Ciudadanos

Treinta condiciones para negociar con Feijoo un posible acuerdo de investidura

No subir los impuestos; implantar medidas de apoyo a los autónomos; concluir el AVE; gratuidad de los libros de texto o abrir los quirófanos por las tardes forman parte de las treinta exigencias que Ciudadanos ansía poner encima de la mesa del PP a cambio de apoyar la investidura de Núñez Feijoo si el partido de Albert Rivera consigue representación y esta es determinante. El vicesecretario general de C’s, José Manuel Villegas, y su candidata Cristina Losada aseguraron ayer que las exigencias reseñadas ya han sido aceptadas por el PP en el pacto de apoyo a Rajoy o en otras comunidades. Que los partidos devuelvan el dinero público malversado en casos de corrupción y expulsen de las instituciones a los imputados por dichas causas; limitación a dos mandatos para presidente y conselleiros o un pacto por la ciencia destacan entre las exigencias. 

Comentarios

Iglesias reconoce que la disputa con Errejón estuvo mal, pero se sintió «obligado a responder»