Un «OT» de Champions

El reencuentro de la primera generación de «triunfitos» reunió a 4,7 millones de espectadores y fue la emisión no deportiva más vista de la temporada


Redacción / La Voz

Quince años después, la llama de Operación triunfo sigue encendida. Los concursos de talentos que hoy proliferan por las televisiones arrancaron en España con la primera edición de OT, un fenómeno televisivo y social que el público no ha olvidado. El domingo, el primero de los especiales emitidos por TVE con motivo de su 15.º aniversario reunió a 4,7 millones de espectadores, cerca de un 25 % del público convocado por el poder de la nostalgia. Más de diez millones de personas vieron en algún momento del documental.

Con esta cifra, más habitual en un partido de Champions que en un espacio de entretenimiento, OT se convirtió en la emisión no deportiva más vista de la actual temporada en todas las cadenas y evocó aquellos tiempos en que su audiencia fue creciendo a lo largo de las sucesivas galas hasta llegar al histórico registro de 12,8 millones el 11 de febrero del 2002 con la final que coronó a Rosa como ganadora y, según las bases del concurso, representante de España en Eurovisión.

«Ahora podemos caminar por la calle, pero entonces no podíamos ni salir a la calle», recordó Rosa, sincerándose ante las cámaras acerca de lo grande que le quedaba aquella fama que cambió su vida en cuestión de cuatro meses. «Tenía veinte años, pero mi cabeza era de trece años. Yo solo tenía miedo y sabía que no estaba preparada para nada», confesó la cantante ante las cámaras en un documental que recorre los mejores momentos del programa y mira de cerca a unos concursantes que hablan de la cara A y la cara B de aquel fenómeno repentino del que no fueron conscientes hasta que salieron de la academia.

Favoritismos

«Había algunos que nos sentíamos menos queridos que el resto. Claro que había favoritos. Bisbal llevaba un mes y medio y le hicieron un disco que le venía como anillo al dedo. Yo también quería mi disco [...], pero a mí me hicieron formar un grupo con tres personas a las que amo, pero no era lo que yo quería», confiesa en el documental Álex Casademunt. «Creo que el OT nuestro era tan bueno porque nadie se estaba dando cuenta de la magnitud de lo que estaba pasando fuera», reflexionó.

Un récord que estableció por primera vez este primer reencuentro de los dieciséis concursantes en quince años fue el liderazgo absoluto en las redes sociales. Cuando el programa se emitió por primera vez, el público tenía que esperar al día siguiente para poder comentarlo con otros espectadores. El domingo, la etiqueta #OTReencuentro1 fue tendencia en todo el mundo y líder en España, con un volumen total de más de 65.000 tuits, y fue lo más comentado en Twitter entre las 22 horas y la medianoche. El frío encuentro de Bisbal y Chenoa fue uno de los asuntos que más juego dieron a los seguidores, pero la primera entrega no se centró todavía en las estrellas principales que surgieron de este concurso de talentos.

El homenaje continuará con dos documentales más que se emitirán los próximos domingos y un concierto final en Barcelona el 31 de octubre que se retransmitirá en directo en La 1.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un «OT» de Champions