De La Jungla a la facultad

Una universidad francesa abre las puertas a los migrantes de Calais


París / Corresponsal

La educación es una llave que abre todas las puertas y el campo de refugiados de Calais no es una excepción. Francia anunció el martes que 80 inmigrantes han sido acogidos por la Universidad de Lille, la capital de la región Norte-Paso-de-Calais, para integrar su campus. La operación forma parte de «los preparativos de desmantelamiento humanitario del campamento de la Lande», puntualizó el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve. 

El ministro detalló que durante el programa «podrán beneficiarse de un recorrido universitario que comenzará con un aprendizaje intensivo de lengua francesa». Una vez finalizado el curso de idioma, los estudiantes recibirán «un curso universitario clásico en la materia que prefieran», durante el cual tendrán a su disposición una habitación en un centro de acogida cerca del campus y pensión completa. Según la asociación de La Jungla, Albergue de los migrantes, todos los participantes del programa tienen, como mínimo, un título equivalente a selectividad en sus países de origen. A pesar de que las nacionalidades de los seleccionados no han trascendido, varios voluntarios de la organización confirman que la mayoría son sudaneses.

Es el mayor programa estatal para la integración de estudiantes e investigadores refugiados hasta la fecha y también del único. Sin embargo, las escuelas y universidades más prestigiosas del país, como la Panteón-Sorbona, han abierto sus puertas de par en par por iniciativa propia: programas de integración, cursos de francés, puestos de investigación o incluso ayuda financiera y para el reconocimiento de títulos extranjeros.

Las medidas para facilitar el acceso de los refugiados a la educación se inscriben en un esfuerzo conjunto de las universidades europeas. Para Michael Gaebel, de la asociación que las engloba, «los estudiantes también se movilizan y, en ocasiones, obligan a sus universidades a reaccionar».

Es el caso de los alumnos del Instituto de Ciencias Políticas de París (Sciences Po), centro por el que ha pasado la mayoría de altos cargos del Gobierno. Un año después de que sus asociaciones de estudiantes y profesores lanzaran el programa «Welcome Refugees», con cursos en inglés y francés, la institución lo ha oficializado y se prepara para llevarlo a cabo a largo plazo. «Una estudiante vino un día a vernos y nos dijo: ‘nuestro instituto tiene que movilizarse por los refugiados que quieran quedarse en Francia’», relató el director del centro. Este año, una segunda promoción de 20 estudiantes prepara el ingreso.

Comentarios

De La Jungla a la facultad