Merkel y Hollande presionan a Putin para que deje de bombardear Alepo

Alemania se opone a imponer más sanciones a Rusia por la guerra en Siria


Berlín / DPA

Por primera vez en cuatro años, Angela Merkel recibió hoy a Vladimir Putin en Berlín en busca de lograr avances en la crisis en Siria y el conflicto en Ucrania. Junto con François Hollande, la canciller alemán quería lograr anoche una prolongación del alto el fuego en la convulsionada ciudad siria de Alepo. Antes de mantener la conversación con el presidente ruso sobre Siria, Merkel y Hollande buscaron junto con el jefe de Estado ucraniano, Petro Poroshenko, volver a revivir el estancado proceso de paz en el este de Ucrania.

En la antesala del encuentro, el Gobierno alemán trató de rebajar las expectativas sobre resultados concretos. La canciller recibió con sonrisas a Poroshenko y fue saludada con besos en las mejillas por Hollande. La llegada de Putin se retrasó media hora, y ambos se dieron la mano con discretas sonrisas. Ante la Cancillería protestaron activistas en favor de los derechos humanos con osos de peluche con vendajes empapados de rojo, contra la muerte de niños en Alepo. En otra acción de protesta fueron ondeadas banderas ucranianas.

Antes de su viaje a Berlín, Hollande dijo en París tras un encuentro con el jefe de la organización civil siria cascos blancos Raed al Saleh que, junto con Merkel, intentarían conseguir una prolongación del alto el fuego en Alepo. El objetivo es conseguir un «acceso humanitario» a la ciudad, explicó el palacio del Elíseo. Por segundo día consecutivo, y antes del encuentro en Berlín, los aviones rusos y del Ejército sirio cesaron ayer los bombardeos sobre Alepo. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos y activistas desde zonas rebeldes en Alepo reportaron solamente combates en el frente.

Rusia llamó a todas las partes en conflicto a detener los enfrentamientos. «Descarto que junto con el Gobierno sirio podamos prolongar unilateralmente la pausa humanitaria», afirmó el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov.

El jefe de la diplomacia alemán, Frank-Walter Steinmeier, señaló que espera solo pequeños avances de la cumbre. Se trata de que el alto el fuego pactado para Ucrania sea más seguro y estable. «A veces ya es un éxito en sí mismo no dejar que se produzca una escalada», consideró. Al mismo tiempo, Steinmeier descartó imponer más sanciones a Rusia por la guerra en Siria. En caso contrario no hubiera habido, desde su punto de vista, una tregua que al menos le dio un pequeño respiro a los habitantes.

Poco más que un análisis

El Kremlin espera de las conversaciones sobre el este de Ucrania no más que un análisis constructivo de la situación. «La meta es ver dónde estamos parados y constatar qué nos obstaculiza para la implementación del acuerdo de Minsk», dijo el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov. «No esperamos un avance decisivo».

Putin había estado en Alemania por última vez para la Feria de Hannover en el 2013 y su anterior visita a Berlín databa de cuatro años atrás. La anexión de Crimea en el 2014 y el respaldo de Moscú a los separatistas en la guerra civil en el este de Ucrania condujeron posteriormente a un enfriamiento de las relaciones con Occidente.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Merkel y Hollande presionan a Putin para que deje de bombardear Alepo