Bruselas no cede y exige a España 5.500 millones de recortes para el 2017

La Comisión pide a De Guindos que envíe los nuevos Presupuestos «muy rápidamente»


bruselas / corresponsal

No habrá más atajos ni escapatoria para España. El Gobierno de Mariano Rajoy deberá pasar de nuevo la tijera en el 2017 hasta ajustar 5.500 millones de euros más de las cuentas públicas, el equivalente al 0,5 % de esfuerzo estructural que Bruselas exige acometer para ajustar el déficit español al 3,1 % del PIB el año que viene.

Lo dejó ayer claro el comisario de Economía, Pierre Moscovici, tras la reunión del Eurogrupo en la capital belga. El presupuesto provisional que envió el Ejecutivo en funciones el pasado 15 de octubre no está en línea con los objetivos y habrá que enmendarlo de forma urgente. Los cálculos situaban el déficit del próximo año en el 3,6 %, cinco décimas por encima de lo permitido. «El ministro De Guindos deberá enviar muy rápidamente los nuevos Presupuestos», advirtió ayer el comisario francés, quien no quiso concretar la fecha límite. «Los compromisos sobre déficit estructural deben cumplirse», zanjó. Un mensaje nítido para De Guindos quien a su llegada a la cita fantaseaba con la posibilidad de suavizar los ajustes gracias a una nueva revisión al alza de las perspectivas de crecimiento. «La idea es presentar la próxima semana el proyecto de Presupuestos cumpliendo el compromiso del 3,1 % de déficit con una tasa de crecimiento superior a la que inicialmente presentamos. Los datos indican un alza de la economía española», justificó.

Pero la cantinela suena repetitiva a oídos de la Comisión Europea, que ya no se fía. Moscovici tomó nota del malabarismo estadístico del Gobierno español, pero no cedió a su optimismo.

Habrá recortes sí o sí. No importa cuán abultadas sean las perspectivas de crecimiento que maneja el Gobierno. La credibilidad de sus cálculos fue puesta en duda a mediados del mes de octubre por el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, quien exigió al equipo económico de Rajoy que «verifique bien las cifras» antes de enviarlas, porque «tiende a equivocarse». El holandés, polémico instigador de las sanciones contra España, no desaprovechó la ocasión de lanzar ayer una nueva pulla al Ejecutivo de Rajoy. «Hemos discutido si la recuperación en España se debía a que no había Gobierno», comentó sin disimulo. 

Congelación de fondos

Lo que sí parece estar embridado es el objetivo de déficit para este año. España lo cumplirá de forma «holgada», según De Guindos. Habrá que esperar a las previsiones de Bruselas que se harán públicas mañanas. Todo indica que el Gobierno español tiene bien atadas las cifras. El adelanto de los pagos del impuesto de sociedades y el cierre anticipado del gasto público a medio ejercicio le ha permitido contar con un colchón de 6.000 millones de euros para situar el déficit público en el 4,4 % frente al 4,6 % fijado por la Comisión Europea. La medida enmienda las cuentas del 2016 y permite a De Guindos solicitar que no se congelen 1.300 millones de euros en fondos estructurales a España. Hoy lo hará en la Eurocámara, en presencia de los miembros de la Comisión de Economía y de Desarrollo Regional. «Espero que se ponga de manifiesto que España ha presentado las medidas efectivas que se requerían», clamó De Guindos. En el Parlamento Europeo, España cuenta con una mayoría abrumadora de apoyos.

Eurodiputados de todos los colores exigieron el mes pasado a la Comisión que ponga fin a una situación «esquizofrénica y vergonzosa» que solo puede perjudicar a las regiones más desfavorecidas y con mayores necesidades de financiación.

Comentarios

Bruselas no cede y exige a España 5.500 millones de recortes para el 2017