La líder verde impulsa un recuento de votos en tres estados que ganó Trump

El multimillonario Wilbur Ross, elegido para ocupar la cartera de Comercio

Trump viajó a su mansión de Palm Beach, Florida, para pasar el día de Acción de Gracias
Trump viajó a su mansión de Palm Beach, Florida, para pasar el día de Acción de Gracias

Nueva York / Corresponsal

Jill Stein, la candidata del Partido Verde, lidera la petición para que ella y los demócratas soliciten un recuento de votos en Wisconsin, Míchigan y Pensilvania, tres de los estados más disputados y que le dieron la victoria a Donald Trump por una diferencia del 1,2 %, 0,3 % y 1 %, respectivamente. Ya ha superado los 3 millones de dólares, el presupuesto necesario -obtenido gracias a su campaña de crowdfunding (recolecta colectiva en Internet)- para pagar los gastos de la solicitud en Wisconsin, donde hoy termina el plazo.

Stein calcula que son necesarios 4,5 millones de dólares para sufragar los gastos en los otros dos estados, por lo que la campaña continúa. Su petición tomó cuerpo después de que varios expertos en datos trasladasen sus sospechas sobre una manipulación del voto electrónico a manos de hackers extranjeros, ya que sus resultados fueron muy distintos a los sufragios en papeletas. Incluso hablaron con el jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, para que los demócratas solicitasen un recuento. Si Clinton ganase esos tres estados, obtendría 278 electores, suficientes para arrebatarle la presidencia a Trump. Pero la campaña de la demócrata considera muy improbable que el recuento le dé la victoria en los tres.

El gesto del Partido Verde no intenta beneficiar a Clinton, como aclaró Stein, quien llegó a decir que una presidencia de la demócrata podría acabar en una guerra nuclear con Rusia. «La única forma de saber si un ciberataque alteró el resultado es examinando las evidencias: las papeletas y el equipo de votación en estados cruciales», justificó Alex Halderman, director del Centro de Seguridad Computacional de Míchigan. El reclamo también ha tenido lugar en las redes sociales, donde los seguidores de la ex primera dama se movilizan bajo la etiqueta AuditTheVote.

Otro multimillonario

«Las tensiones no se sanan de un día para otro», reconoció el magnate en su primer mensaje de Acción de Gracias como presidente electo y mientras sigue conformando su Gobierno. Las últimas informaciones al respecto sitúan al multimillonario Wilbur Ross al frente de la cartera de Comercio. El fundador de la firma de inversiones que lleva su nombre es una de las figuras que más han influido en Trump, para endurecer sus posturas respecto a los acuerdos comerciales estadounidenses, según la CNN.

A la espera de confirmación por parte del equipo de transición, los focos siguen puestos en la Secretaría de Estado y las posibilidades de Mitt Romney para liderarla. A este respecto, la división es creciente entre los asesores del republicano. Mientras algunos creen que debería elegir a su viejo rival para enviar señales de flexibilidad, otros le aconsejan que apueste por leales como el exalcalde Rudolph Giuliani, o incluso considere al exdirector de la CIA y exgeneral James Petraeus. En paralelo, Trump sigue recibiendo invitaciones de líderes internacionales. La última ha sido la del primer ministro del estado alemán de Baviera, el conservador Horst Seehofer, un fiel partidario del endurecimiento de las leyes migratorias y enfrentado a Angela Merkel.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La líder verde impulsa un recuento de votos en tres estados que ganó Trump