El patín eléctrico «made in Spain» que arrasa estas Navidades

Javier Armesto Andrés
Javier Armesto REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Los «hoverboard» de smartGyro pueden alcanzar los 15 kilómetros por hora y 30 kilómetros de autonomía

07 dic 2016 . Actualizado a las 15:54 h.

Imagínese un futuro en el que los humanos nos movamos como autómatas, siempre sobre ruedas, incluso para hacer pequeños desplazamientos como ir a comprar el pan o simplemente dar un paseo. Mientras nuestras autoridades municipales despejan de barreras arquitectónicas el camino hacia ese futuro, empresas como smartGyro están ya convirtiendo la ficción en realidad. Esta compañía española aspira a revolucionar la forma de autotransportarse por medio de un dispositivo que llaman «scooter», pero que es más conocido como hoverboard o patín eléctrico.

Estas plataformas de autobalanceo comienzan a ser populares en las ciudades, no solo para uso y disfrute de los más pequeños, sino también como sistema utilizado para desplazamientos cortos por turistas y otros colectivos. Su manejo requiere un corto proceso de aprendizaje (unos 5 minutos en el caso de los niños y algo más en el de los adultos, que normalmente sienten mayor inseguridad al subirse en ellos), pero una vez dominado se puede recorrer el asfalto sin esfuerzo a velocidades de hasta 12 o 15 kilómetros por hora.

Básicamente, lo que hay que hacer es subirse a ellos rápidamente, ya que si solo ponemos un pie el scooter iniciará la marcha o se pondrá a girar sin que podamos controlarlo. Una vez encima, y evitando siempre hacer movimientos bruscos, el truco es inclinar el cuerpo ligeramente hacia delante, si pretendemos avanzar, o echarse levemente hacia atrás en caso de que queramos retroceder. Para ir hacia derecha o izquierda, basta con presionar un poco el pie contrario, de forma parecida a lo que hacen los esquiadores.