El patín eléctrico «made in Spain» que arrasa estas Navidades

Los «hoverboard» de smartGyro pueden alcanzar los 15 kilómetros por hora y 30 kilómetros de autonomía


Redacción / La Voz

Imagínese un futuro en el que los humanos nos movamos como autómatas, siempre sobre ruedas, incluso para hacer pequeños desplazamientos como ir a comprar el pan o simplemente dar un paseo. Mientras nuestras autoridades municipales despejan de barreras arquitectónicas el camino hacia ese futuro, empresas como smartGyro están ya convirtiendo la ficción en realidad. Esta compañía española aspira a revolucionar la forma de autotransportarse por medio de un dispositivo que llaman «scooter», pero que es más conocido como hoverboard o patín eléctrico.

Estas plataformas de autobalanceo comienzan a ser populares en las ciudades, no solo para uso y disfrute de los más pequeños, sino también como sistema utilizado para desplazamientos cortos por turistas y otros colectivos. Su manejo requiere un corto proceso de aprendizaje (unos 5 minutos en el caso de los niños y algo más en el de los adultos, que normalmente sienten mayor inseguridad al subirse en ellos), pero una vez dominado se puede recorrer el asfalto sin esfuerzo a velocidades de hasta 12 o 15 kilómetros por hora.

Básicamente, lo que hay que hacer es subirse a ellos rápidamente, ya que si solo ponemos un pie el scooter iniciará la marcha o se pondrá a girar sin que podamos controlarlo. Una vez encima, y evitando siempre hacer movimientos bruscos, el truco es inclinar el cuerpo ligeramente hacia delante, si pretendemos avanzar, o echarse levemente hacia atrás en caso de que queramos retroceder. Para ir hacia derecha o izquierda, basta con presionar un poco el pie contrario, de forma parecida a lo que hacen los esquiadores.

Cinco sensores obedecen los movimientos naturales del cuerpo y permiten avanzar, retroceder, girar hasta 360 grados y desplazarse con total libertad. El scooter también es capaz de subir pendientes con un ángulo de inclinación de 15 grados.

SmartGyro lanzó este año la segunda versión de sus hoverboard, X2 y XL2. El primero con ruedas de 6,5 pulgadas y el segundo, de 10 y con cámara, lo que proporciona una mayor amortiguación y comodidad. Ambos se conectan al móvil a través Bluetooth por medio de una app que permite configurar de forma remota muchos ajustes del patín, así como conocer la velocidad máxima, distancia recorrida, hacer tracking... Una de las novedades más llamativas es que integran en su chasis dos altavoces estéreo a los que se puede enviar música «para hacer el paseo aún más ameno», explican desde la firma.

El modelo XL2 cuenta con un motor de 700 W y una batería Samsung de litio de 4.400 mAh. Puede alcanzar entre 10-12 kilómetros por hora y tiene una autonomía de hasta 20 kilómetros. Unas luces led avisan de que está en funcionamiento y contribuyen a darle un aspecto más futurista si cabe, aunque las miradas de sorpresa de la mayoría de los viandantes ya indican que no estamos con un artilugio corriente. Para cargarlo, basta con enchufarlo durante tres horas.

Recientemente la empresa ha presentado una versión todoterreno, el Hammer M2, con ruedas run-flat (antipinchazos) de 9 pulgadas y estructura y carcasa de aluminio, algo bastante necesario porque es normal darse pequeños golpes que pueden arañar e incluso acabar rompiendo la carrocería de nuestro vehículo si es de plástico. El Hammer eleva la velocidad a 15 kilómetros por hora y la autonomía a 30 kilómetros. Cuesta 369 euros, pueden usarlo personas de hasta 120 kilos y solo hay que tener en cuenta que el aparato pesa 15 kilos, así que mejor no quedarnos sin batería si estamos lejos de un enchufe..

El éxito de los hoverboard ha llevado a smartGyro a lanzar diversos accesorios, como bolsas de transporte o fundas de silicona de diferentes colores, así como una estructura denominada Go-Kart, que cuenta con un asiento y respaldo ergonómicos debajo del cual se sitúa el hoverboard y que permite circular sentados. Se maneja por medio de dos barras laterales que actúan a modo de timones de dirección, y dispone de reposapiés ajustable y led delantero.

La compañía española también ofrece en su catálogo el Viper 8, un patinete convencional con manillar pero eléctrico, que alcanza una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora _tiene freno de disco_ y con autonomía para 35 kilómetros. Este tipo de dispositivos son algo más que un divertimento, y la prueba es que un constructor automovilístico como Peugeot ya incluye en su modelo 3008 la opción de montar uno en su maletero (donde tiene una base de carga) para los desplazamientos urbanos que hagamos cuando dejemos el coche aparcado.

Valora este artículo

3 votos
Tags
Comentarios

El patín eléctrico «made in Spain» que arrasa estas Navidades