Móviles y tabletas «vuelven» al teclado físico

El Universal Foldable Keyboard de Microsoft puede emparejarse con iPhone, iPad, dispositivos Android y Windows


Redacción / La Voz

Aunque el negocio principal de Microsoft es el software, donde tiene la batalla ganada gracias a Windows (más de un 80 % de cuota del mercado de sistemas operativos) y a los programas de ofimática de Office, la compañía fundada por Bill Gates lleva fabricando hardware casi desde sus inicios. En 1982 lanzó un ratón desarrollado específicamente para usar con el procesador de textos Word y MS-DOS y desde entonces ha ido presentando tímidamente numerosos productos (algunos no muy exitosos, como el reproductor MP3 Zune) hasta la explosión de los últimos años, en los que se ha convertido en un rival muy serio para Apple.

Teclados, altavoces, webcams, consolas de videojuegos como la Xbox, gafas de realidad virtual, pulseras de actividad, smartphones (la gama Lumia, tras la adquisición de la división de móviles de Nokia, aunque parece que en esta faceta se ha tomado un respiro), tabletas (línea Surface) y ahora también innovadores ordenadores de sobremesa como Surface Studio son algunos de los dispositivos que llevan la marca de la firma de Redmond.

Uno de sus últimos lanzamientos es un teclado plegable orientado específicamente a los dispositivos móviles. El Universal Foldable Keyboard se dobla por la mitad para ocupar solamente 14,7 por 12,5 centímetros, aproximadamente el tamaño de una caja de CD. Se enciende con solo abrirlo, sin tener que pulsar ningún botón, y puede emparejarse con dos dispositivos diferentes a la vez. Diseñado para funcionar con iPad, iPhone, Android, tabletas de Windows y Windows Phone, se conecta mediante Bluetooth 4.0 y cuenta con una batería recargable que proporciona hasta tres meses de uso.

Abierto, este teclado de Microsoft tiene un tamaño completo e incluye teclas específicas para los controles de volumen y reproducción. Dos teclas permiten cambiar rápidamente entre los dispositivos conectados y otra seleccionar el sistema operativo con el que va a trabajar. Como curiosidad, aquellas personas que han hecho switch (pasarse de un sistema a otro) de Windows a Mac o viceversa lo tienen fácil, ya que muestra claramente cuáles son las teclas Alt, Option, Ctrl y Cmd.

Las teclas tienen un recorrido corto y un acabado suave muy agradable. Cualquier aplicación que soporte escritura es válida para utilizar este teclado, desde los programas de correo eléctrónico hasta el mismo WhatsApp. Hay que acostumbrarse sin embargo a la zona divisoria central (por donde se pliega), porque parte el teclado en dos y desconcierta un poco al usarlo al principio, sobre todo al pulsar la barra espaciadora. Pero es el peaje a pagar por un diseño con cierre magnético y que permite guardarlo cómodamente en un bolso, una cartera o el bolsillo (solo tiene 5 milímetros de grosor). El material que rodea a las teclas es un tejido resistente y todo el conjunto es hidrófugo, por lo que soporta salpicaduras y derrames accidentales de líquido. El Universal Foldable Keyboard cuesta 90 euros.

Comentarios

Móviles y tabletas «vuelven» al teclado físico