Retiran 1.200 juguetes que traen huevos con una especie invasora

El lote incautado en Canarias es similar a la partida bloqueada en Galicia en verano y a otra de Baleares

;
Intervenidas 1.200 cajas de un juguete que contenía una especie invasora Sucedió en Lugo el pasado junio pero ahora se repite en Las Palmas. El Seprona ha intervenido 1.200 cajas de un juguete que contenía huevos de un crustáceo incluido en el Catálogo de Especies Invasoras

redacción/La Voz

No son un peligro para los niños, pero sí para la naturaleza. Es un juego infantil, pero también una amenaza para los ecosistemas que se disfraza bajo una propuesta tan inocente y aparentemente educativa como la recreación del tiempo de los dinosaurios. El cebo engancha, pero dentro del envoltorio puede esconderse una sorpresa: los huevos de una especie sumamente invasora que se caracteriza por su extrema facilidad para propagarse y llegar a convertirse en una plaga. Se trata de Triops longicaudatus, un crustáceo conocido también como la gamba dinosaurio por sus antiguos orígenes en la evolución. Este es el verdadero riesgo y el motivo por el que los agentes del Seprona se han incautado de 1.247 cajas de este juguete que se vendían en varios comercios y almacenes de Las Palmas.

Su comercialización es totalmente legal en Europa, pero solo en aquellos casos en los que el entretenimiento infantil incluye huevos de la especie europea, del subtipo cancriformis. En los juguetes retenidos en Canarias, sin embargo, no se identificaba en el envoltorio o en la tapa de qué tipo de crustáceo se trataba. El Seprona decidió la incautación ante la sospecha de que el juego contuviera ejemplares del tipo invasor, el Triops longicaudatus, que está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Es más, su liberación al medio está catalogado como un delito contra la protección de la flora, la fauna y los animales domésticos, una acción que conlleva penas de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses. 

La mercancía retenida fue entregada al Gobierno de Canarias. No es la primera vez que se inmovilizan partidas de este juguete en España. En julio pasado se retiraron 43 cajas en cuatro tiendas de Lugo, donde se vendían como juguetes educativos para niños mayores de 8 años. También se identificaron casos similares en Baleares y, en todos ellos, no son las autoridades de Consumo las que actúan, ya que la mercancía es segura para los niños, sino el servicio de defensa de la naturaleza de la Guardia Civil, puesto que se trata de una amenaza para el medio ambiente.

«Este tipo de juguetes no tienen ningún sentido, porque los huevos de esta especie pueden suponer un peligro gravísimo para las autóctonas», alerta el investigador del CSIC Serafín González, también presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural. «Son -añade- las estupideces del comercio internacional». Advierte en este sentido que en Galicia existe un crustáceo de la misma familia, el Triops lepidurus apus, que se concentra fundamentalmente en la laguna de Antela y del que existe una presencia muy escasa en el resto de España, que podría llegar a desaparecer en el caso de que se liberase al medio natural su competidora norteamericana. «Habría que decir a los consumidores: no compre usted algo que no sepa lo que es», destaca el científico.

Eclosionan en agua tibia al cabo de 24 horas

Los juguetes inmovilizados se presentan, al menos, bajo cuatro marcas comerciales en las que se invita a los niños a colocar los huevos en agua tibia y presenciar al cabo de 24 horas cómo nace un «Triops», pequeños crustáceos de agua dulce con apariencia de cangrejo cacerola. Los «longicaudatus» tienen una vida corta, de unos 20 a 90 días, y crecen muy rápido. Su longitud puede ser de entre 25 y 75 milímetros.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Retiran 1.200 juguetes que traen huevos con una especie invasora