Agricultura plantea no cultivar patata al menos dos años donde haya plaga

El alcance del decreto es nacional, con la excepción de las islas Canarias, pero corresponderá a las comunidades autónomas decir las zonas afectadas

Patata afectada por la polilla guatemalteca
Patata afectada por la polilla guatemalteca

Redacción

El proyecto de real decreto que el Ministerio de Agricultura está sometiendo a consultas del Gobierno de Asturias, la Xunta de Galicia, sindicatos agrarios y organizaciones de productores, entre otros, con medidas para combatir la expansión de la plaga de la polilla guatemalteca (Tecia solanivora) que afecta a la patata, propone prohibir su cultivo un mínimo de dos años en las zonas afectadas. Pero el veto se extendería el tiempo preciso hasta garantizar la erradicación de la plaga. Además, incluye una extensa batería de medidas (el borrador son 16 folios) que afectarían a toda la trazabilidad del tubérculo, desde la compra de semillas hasta el transporte y almacenaje.

El Ministerio de Agricultura no aminora la gravedad del problema que, de momento, se afronta en una zona muy delimitada emn ambas regiones, en losa concejos del occidente de Asturias y las comarcas gallegas de Ferrolterra y A Mariña lucense: «La lucha contra la Tecia solanivora se considera de utilidad pública, ya que es una plaga en cuarentena, y su presencia ocasiona importantes pérdidas en el cultivo de patata y afecta a sus exportaciones». Una lucha, dice, que exige «adoptar todas las medidas necesarias para la erradicación o, si esta no fuera posible, el aislamiento del organismo nocivo».

El alcance del decreto es nacional, con la excepción de las islas Canarias, con medidas para actuar en cuanto se detecte la presencia de la polilla, pero corresponderá a las comunidades autónomas, en este caso a la Xunta y al Principado, decir cuáles son las zonas afectadas, así como llevar a cabo «prospecciones y controles sistemáticos». Fuentes de la Consellería de Medio Rural apuntaron que la próxima semana se publicará en el Diario Oficial de Galicia la lista de municipios donde se detectó la plaga. Probablemente, también las medidas transitorias que se aplicarán en tanto no se aprueba el decreto del Ministerio de Agricultura. El Principado ultima las suyas y en un borrador remitido a la Xunta propone, entre otras, desaconsejar el cultivo de patatas en las zonas infestadas y establecer un exhaustivo control sobre los almacenes y las fincas donde se cultiva, que deberían ser inventariadas.

 En el borrador del real decreto del ministerio se establece que se delimite una zona infestada, donde se hubiese comprobado la presencia de la plaga, que sería declarada «contaminada», y alrededor una zona «tampón», con una anchura mínima de un kilómetro, que se sometería a una vigilancia intensiva para detectar una posible dispersión. Estas áreas deberían establecerse de forma inmediata en cuanto se confirmase la existencia de la polilla guatemalteca.

En las zonas contaminadas, además de prohibir la plantación un mínimo de dos años, el borrador del decreto establece que habría que desenterrar todas las patatas de las campañas anteriores mediante un pase de arado y eliminar los rebrotes de patata. También ordena instalar trampas con feromona sexual y prohíbe el movimiento de patatas, excepto para llevarlas bajo control oficial a vertederos autorizados o para ser enterradas o quemadas.

 Lo que plantea Asturias 

Medidas transitorias. El Principado está ultimando una serie de medidas transitorias en tanto no se aprueba el decreto ministerial, que ha enviado a la Xunta «para posibles mejoras». Entre las medidas figura que en los municipios afectados todos los productores que siembren patata deberían comunicarlo.

Indemnizaciones 

El ministerio sí las contempla. En el borrador del decreto de Agricultura hay un capítulo dedicado a las indemnizaciones, de aplicación de acuerdo con la normativa ya en vigor para estos casos. El ministerio aportaría hasta el 50 % de los gastos correspondientes a las medidas obligatorias de erradicación establecidas en el real decreto.

En Canarias se detectó en 1999 y no se ha logrado erradicar la polilla

Del calibre del problema que supone la plaga de la polilla guatemalteca habla un dato: la primera vez que se detectó en Europa fue en 1999, en Canarias, y desde entonces no ha logrado ser erradicada. De hecho, el real decreto para combatirla que prepara Agricultura excluye a Canarias de su aplicación, toda vez que la plaga está ampliamente distribuida por todo el archipiélago y que la importación de patatas de Canarias está prohibida, para evitar su propagación.

Ese es el riesgo que afrontan Galicia y Asturias, los dos únicos territorios europeos, con Canarias, en donde se ha detectado la plaga. A Galicia llegó en 2105, por la zona de Ferrol, y después saltó a A Mariña lucense y a la comunidad asturiana, donde hay tres concejos -limítrofes con Galicia- en cuarentena y se ha detectado la polilla en otros cuatro.

Según apuntó el director general de Desarrollo Rural del Principado, Jesús Casas, técnicos de la Comisión Europea visitarán España en mayo y, de no frenar el avance de la plaga o aplicar medidas contundentes, España se podría enfrentar a un veto de exportación de la Unión Europa.

Comentarios

Agricultura plantea no cultivar patata al menos dos años donde haya plaga