Los ataques a niños en Internet, ahora más vigilados

El Centro de Seguridad en Internet para el menor nace en España para proteger al «colectivo más débil»


redacción / la voz

Hace escasos días, la psicóloga Ana Torres Jack exponía en este periódico lo siguiente: «Si no dejamos a nuestros hijos campar a sus anchas por cualquier calle, ¿por qué no hacemos lo mismo con Internet?». Los menores pasan más de cuatro horas al día de media delante del ordenador, la mayoría de las veces sin vigilancia paterna, o lo que es lo mismo, sin protección y expuestos a ciberataques de diversa índole.

Para frenar los riesgos y actuar contra los problemas a los que se enfrentan los niños y adolescentes españoles en la Red, nacía ayer, conmemorando el Día Internacional de Internet Segura, el Centro de Seguridad de Internet para el Menor, una iniciativa dependiente de los ministerios de Interior y Energía, y creada en el seno del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).

El centro supondrá una «vigilancia específica» contra los ataques dirigidos desde Internet a la infancia y a la adolescencia. Contará con un teléfono de atención a padres, menores y profesores, una línea de denuncia de hechos constitutivos de delito -entre ellos, acoso escolar, pornografía infantil o prácticas perversas de tipo sexual- y un centro de concienciación sobre la utilización segura de las tecnologías de la información. «Facilitaremos la puesta en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de este tipo de contenidos para agilizar su retirada», comenta el director general de Incibe, Alberto Núñez.

La Policía Nacional aprovechó también la fecha señalada de ayer para recordar las pautas más seguras para evitar ser víctimas de estafas, timos, extorsiones o virus. Algunas de las recomendaciones que mencionan son: contar con una correcta configuración de la privacidad y perfiles en redes sociales, evitar enlaces acortados y correos electrónicos de desconocidos o romper las cadenas de bulos a través de mensajería instantánea.

Advierten del peligro que supone para el usuario el hecho de abrir enlaces no identificados que llegan a través del correo electrónico, por mensajería instantánea o camuflados en promociones o bonos descuento «que pueden suponer la infección del equipo con un virus, el robo de datos para comercializar con ellos o la contratación de servicios premium gracias a la información obtenida», explican los especialistas de la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT).

Comentarios

Los ataques a niños en Internet, ahora más vigilados