Teixeiro, el hogar del preso más sanguinario de España, un guineano de 120 kilos

Hay unos 70.000 reclusos en España y el más peligroso de todos cumple numerosas condenas en el centro penitenciario


Hay unos 70.000 reclusos en España y el más peligroso de todos cumple numerosas condenas en el centro penitenciario de Teixeiro. Fabrizio João Silva Ribeiro pesa 120 kilos, mide 1,80 y a finales del año pasado lo trasladaron a Galicia después de enviar a cinco funcionarios al hospital en la cárcel de Cádiz. A uno le rajó el cuello y a otro le rompió la dentadura.

Natural de Guinea-Bisáu y de 32 años, ingresó por primera vez en prisión hace una década, cuando fue condenado a 22 años por violar y asestar 25 puñaladas a su novia. En la cárcel de Córdoba mató a un compañero, por lo que fue castigado con 17 años más de encierro. Propinó tantas patadas y puñetazos a aquel interno que los médicos nada pudieron hacer para salvarle la vida. Tras aquello, no hace más que viajar de cárcel en cárcel. Instituciones Penitenciarias lo lleva y trae de un sitio a otro, siempre en primer grado. Pero ni con esas. En El Puerto de Santa María volvió a mostrar su lado sanguinario. Los cinco funcionarios que entraron en su celda para entregarle los utensilios de limpieza -siempre van de cinco en cinco- terminaron en el hospital.

Fue entonces cuando lo trasladaron a Teixeiro, donde, por el momento, no tuvo sanción disciplinaria alguna.

Fabrizio sale solo al patio y pasa 22 horas al día en un habitáculo austero de diez metros cuadrados con muebles de escayola. Dentro, el convicto dispone de una cama, un plato de ducha, un váter, un pequeño escritorio, un armario para la ropa y un interfono para ponerse en contacto con el personal carcelario. Además de una puerta de plancha metálica, la seguridad exige una segunda.

Comentarios

Teixeiro, el hogar del preso más sanguinario de España, un guineano de 120 kilos