Ence aparca al menos hasta el 2020 la planta de biomasa de Pontevedra y agiliza la de Huelva

La pastera achaca el traslado del proyecto a los permisos


pontevedra / la voz

No se trata de una renuncia definitiva, solo de una decisión práctica para contar con una planta de biomasa en España lo antes posible. Esa es, al menos, la explicación que da Ence a la actualización de su plan estratégico para el trienio 2017-2020, que presentó ayer ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y del que desapareció el presupuesto para la construcción de las instalaciones en Lourizán, anunciada el pasado junio.

En su lugar, el resumen inicial del documento recoge en un apartado que «la nueva planta de biomasa se desarrollará en Huelva, dentro del negocio de energía», junto al cual figura una cifra con un signo negativo delante: 74 millones de euros. Es la cantidad en la que estaba presupuestada la nueva instalación. Esta reducción en las cuentas de la factoría de Pontevedra se suma a los tres millones que pierde en concepto de eficiencia, lo que rebaja la inversión prevista por el grupo en 49 millones, pasando de los 173 iniciales a 124.

La actualización sí refleja un incremento de 12 millones para ampliar la capacidad de la fábrica gallega -que pasará de 30.000 a 70.000 toneladas en dos fases-, y de otros 10 para repotenciación de la turbina actual de cogeneración -de 27 a 35 megavatios-.

Ence matizó ayer que la modificación de su plan estratégico supone únicamente una adaptación a las circunstancias actuales de la compañía. La pastera no cuenta con poder obtener los permisos necesarios para construir la planta de biomasa en Pontevedra hasta dentro de, al menos, dos años, lo que aleja el horizonte más allá del período contemplado en el plan estratégico. Sí se ajusta a este margen temporal el proceso que tendría que completar para obtener la autorización en Huelva. Pero los planes para la ciudad del Lérez, asegura la multinacional, siguen en pie.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Ence aparca al menos hasta el 2020 la planta de biomasa de Pontevedra y agiliza la de Huelva