Ricardo Blázquez, reelegido presidente de la Conferencia Episcopal Española

Europa Press

ACTUALIDAD

El cardenal arzobispo de Valladolid ha ganado en las votaciones al de Valencia, Antonio Cañizares, y al de Madrid, Carlos Osoro

14 mar 2017 . Actualizado a las 11:13 h.

El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez Pérez, ha sido reelegido como presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) en la primera votación, con un total de 52 votos. Las votaciones han tenido lugar en el marco de la 109 Asamblea Plenaria de la CEE.

Blázquez ha obtenido el mayor número de votos por delante del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que ha recibido el apoyo de 20 votos; y del cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, que ha obtenido cuatro votos. En total, hay 80 electores, 79 de ellos obispos.

De esta forma, Blázquez, renueva un cargo que ha ocupado durante los últimos tres años, entre 2014 y 2017, y que ya desempeñó también en el trienio 2005-2008.

Ricardo Blázquez Pérez nació en Villanueva del Campillo, provincia y diócesis de Ávila, el 13 de abril de 1942. Realizó sus estudios en los seminarios Menor y Mayor de Ávila (1955-1967) y fue ordenado presbítero en febrero de 1967. Obtuvo el doctorado en Teología por la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma (1967-1972) y también estudió en universidades alemanas.

Sus 21 años de ministerio sacerdotal se centraron en la actividad docente. Fue secretario del Instituto Teológico Abulense (1972-1976), profesor (1974-1988) y decano (1978-1981) de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca.

En abril de 1988 fue elegido obispo de la iglesia titular de Germa di Galazia y nombrado obispo auxiliar de Santiago de Compostela, recibiendo la ordenación episcopal en esa catedral el 29 de mayo siguiente de manos de Antonio María Rouco Varela. En mayo de 1992 fue designado obispo de Palencia y en septiembre de 1995 obispo de Bilbao. El 13 de marzo de 2010 se hizo público su nombramiento como arzobispo de Valladolid, diócesis de la que tomó posesión el 17 de abril del mismo año.

En la Conferencia Episcopal Española, además de los cargos de presidente y vicepresidente, ha sido miembro de la Comisión para la Doctrina de la Fe (1988-1993) y de la Comisión Litúrgica (1990-1993) y presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe (1993-2002) y de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales (2002-2005), así como Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca, cargo que ocupó entre 2000 y 2004 y ahora de nuevo, desde 2015.

Fue creado cardenal por el Papa Francisco en el Consistorio ordinario público para la creación de nuevos cardenales el 14 de febrero de 2015, asignándole el Título de Santa Maria en Vallicella.