Trump se rinde y firma al fin las sanciones contra Rusia y Putin

«Es una propuesta defectuosa», dice el presidente mientras apela a un rápido restablecimiento de relaciones con Moscú


REDACCIÓN / LA VOZ

No quería, pero no le quedó más remedio. Tras buscar toda clase de excusas y resquicios legales, Donald Trump accedió a firmar por fin las sanciones aprobadas por el Senado contra Rusia por su injerencia en las elecciones estadounidenses.

En pleno escándalo del Rusiagate, con las revelaciones sobre los vínculos del presidente, su familia y sus colaboradores más directos con el Kremlin, Trump dijo que ratificó la ley «en nombre de la unidad nacional» y a causa de la necesidad pública en Estados Unidos de ver cambios en la actitud de Rusia. No obstante, consideró «inconstitucionales» algunos aspectos de la norma y calificó de «defectuoso» el proyecto de castigo contra Moscú.

El Congreso en Washington había aprobado la semana pasada con abrumadora mayoría el proyecto de ley, en el que también asegura que el presidente no pueda levantar las sanciones a Rusia sin el consentimiento de la Cámara de Representantes y el Senado. «Estoy a favor de medidas duras para castigar y disuadir un mal comportamiento por parte de los regímenes en Teherán y Piongyang. También apoyo el dejar en claro que Estados Unidos no tolerará interferencia en nuestro proceso democrático, y que nos pondremos del lado de nuestros aliados y amigos contra la subversión y desestabilización por parte de Rusia», dijo Trump.

El presidente puntualizó que los legisladores atendieron las preocupaciones de la Casa Blanca al darle mayor flexibilidad al proyecto. Sin embargo, firmó la medida pese a considerar que tiene «serios defectos», e insistió en la preocupación sobre los límites que pone la ley a la habilidad del presidente para conducir la política exterior.

Rusia había protestado de forma enérgica contra el proyecto de ley. Vladimir Putin, ordenó la salida de un gran número de empleados de las representaciones diplomáticas de Estados Unidos, que se ejecuta desde el martes.

Las sanciones contra Moscú apuntan a los principales sectores económicos, entre ellos el energético, fundamental para Rusia, y permite castigar una inversión de empresas de otros países que contribuya a la capacidad de Rusia de construir gasoductos o el mantenimiento o expansión de nuevos o viejos gasoductos.

Reforma de la migración legal

Para retomar la iniciativa, Trump, que durante la campaña electoral prometió reformar el sistema migratorio del país para que estuviera «basado en el mérito», anunció su apoyo a una propuesta legislativa que cambiaría el sistema de concesión de permisos de residencia permanente y eliminaría la llamada lotería global que sortea visados. «Esto representaría la reforma más significativa a nuestro sistema de inmigración en medio siglo», aseguró.

Bajo la propuesta de ley republicana, los permisos de residencia permanente, conocidos en inglés como green cards (tarjetas verdes) comenzarían a distribuirse mediante un sistema más «competitivo», basado en puntos según el nivel de cualificación del solicitante, dijo Trump.

«Ese sistema favorecerá a quienes hablen inglés, puedan mantenerse financieramente a sí mismos y sus familias y demuestren habilidades que puedan contribuir a nuestra economía», afirmó.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Trump se rinde y firma al fin las sanciones contra Rusia y Putin