Así es Guam, la excolonia española que Kim Jong-Un ha puesto en la diana

La pequeña isla es un enclave defensivo estratégico de EE.UU. en el Pacífico occidental

Agencias

Tiene poco más de 549 kilómetros cuadrados de superficie y, vista desde el espacio, tan solo representa un diminuto punto en medio del océano Pacífico. Sin embargo, la isla de Guam se ha convertido en un enclave defensivo fundamental para Estados Unidos y, desde el 2013, año en que creció la escalada de amenazas por parte de Corea del Norte, en un potencial objetivo de los misiles de este régimen. La isla está ubicada a unos 3.380 kilómetros al sureste del país norcoreano. 

Estos días el foco internacional vuelve a centrarse en la isla ante la imparable espiral de amenazas y gesticulación militar que protagonizan los mandatarios de ambos países. El régimen de Kim Jong-Un subió varios tonos sus advertencias al asegurar que está «examinando cuidadosamente un plan operativo para un fuego envolvente en torno a Guam con misiles de alcance medio-largo». Una nueva amenaza apocalíptica que responde a la última declaración incendiaria de Donald Trump, quien alertó que si las intimidaciones de Pyongyang sobre EE.UU. no cesan, el régimen «se encontrará con una furia y un fuego jamás vistos en el mundo».

¿Por qué es tan importante esta isla?

La pequeña isla de Guam, situada en el Pacífico occidental, aloja por su estratégica situación dos importantes bases militares estadounidenses, la base naval de Apra, que da apoyo logístico a la Quinta y la Séptima flota, así como a otras unidades operativas, y la base aérea de Andersen, que acoge un gran almacén para repostar y es sede de los bombarderos B-52 y de los Global Hawk. Es, por encima de todo, y como ya reconocía hace años el exportavoz de la Flota estadounidense del Pacífico, J.D. Gordon, «una base de operaciones crucial para tropas, barcos, aviones y apoyo logístico ante cualquier posible crisis, incluyendo misiones humanitarias y de combate».

Base naval de Apra
Base naval de Apra

Ante el aumento de las tensiones con Corea durante la última década y las guerras en Irak y Afganistán, el mando militar estadounidense del Pacífico comenzó en el año 2000 a fortalecer la fuerza aérea y naval de Guam para aumentar su capacidad «disuasoria» y de protección.

Su importancia estratégica ya se remonta a los tiempos en que era colonia española, al ser el principal puerto de escala para el Galeón de Manila, la ruta comercial española que desde el siglo XVI unía México con Filipinas y desde allí conectaba con China y el resto de Asia.

Su historia

La isla de Guam -Guaján durante la época española-, en el archipiélago de las Marianas, fue territorio español durante 230 años. El primer europeo que desembarcó en 1521 en el archipiélago fue Fernando de Magallanes, quien ya reclamó Guam para el rey Carlos I y bautizó a las islas como de los ladrones, después de que un grupo de isleños le robase un bote. 

Aún así, fue el gobernador español de las islas Filipinas, Miguel López de Legazpi, quien tomó posesión efectiva de Guam en el año 1565. Un siglo más tarde, el jesuita Diego Luis de San Vitores, llamó al archipiélago «Las Marianas» en honor de la reina Mariana de Austria.

Tras la guerra hispano-estadounidense de 1898, España pierde Guam, comenzando el dominio norteamericano en la isla, tan solo interrumpido por la ocupación japonesa del territorio que tuvo lugar durante la II Guerra Mundial. Japón ocupó Guam el 10 de diciembre de 1941, tres días antes del bombardeo de Pearl Harbour, y permaneció en la isla hasta que los marines estadounidenses la liberaron el 21 de julio de 1944 al término de un mes de sangrientos combates y de una de las batallas más cruciales de la última parte de la contienda

Tras su liberación, pasó a estar inscrita desde 1950 como territorio asociado no incorporado a Estados Unidos. El territorio es dirigido por un gobernador del país norteamericano y la isla tiene un representante en su Senado. La población local tiene pasaporte estadounidense.

Los idiomas oficiales son el inglés y el chamorro, la lengua criolla que aún conserva muchas palabras en español.

La isla, un paraíso natural con una clima tropical, basa parte de su economía en el turismo. Su capital es la ciudad de Agaña.

Curiosidades

La isla suele predecir quién ganará las elecciones en EE.UU; fallaron con Trump

A pesar de que los ciudadanos chamorros tienen nacionalidad norteamericana, su voto no cuenta porque Guam no tiene representación en el Colegio Electoral que designa al presidente de EE.UU. Aún así, esta isla suele saltar a las noticias antes de los comicios estadounidenses al anticipar qué aspirante logrará la victoria. La isla, que se describe a sí misma como el lugar «donde comienza el día de Estados Unidos», lleva 15 horas de ventaja con respecto a la costa este de Estados Unidos. Los vaticinios, que no fallaron desde 1980, no acertaron, sin embargo, con Donald Trump. 

En la votación simbólica realizada en noviembre del 2016, Hillary Clinton obtuvo en la isla el 71,63 % de los 32.071 votos depositados mientras que el republicano se quedó con un 24,16 % de los sufragios.

(Hasta ahora) los habitantes de Guam le temían más a los tifones que a los misiles norcoreanos

No es la primera vez que el régimen norcoreano considera atacar Guam. Hace cuatro años ya amenazó con tomar esa medida, una advertencia que, sin embargo, en ese momento no pareció impresionar a sus habitantes a pesar de que la isla, teóricamente, puede ser alcanzada por los misiles de Corea del Norte. Afp ya recogía en el 2013 cómo sus vecinos le tienen más miedo a los tifones que a los misiles de Kim Jong-Un. 

«Tenemos buenos interceptores de misiles (...) Corea del Norte lo sabe y es lo suficientemente inteligente como para no cometer un suicidio», señalaba Gina Tabonares-Reilly, una mujer de 45 años, resumiendo la opinión de muchos observadores de que un ataque de Pyongyang contra Corea del Sur y Estados Unidos sería el fin del régimen.

La Fuerza Aérea estadounidense «bombardeó» la isla con 2.000 ratones 

En diciembre del 2013 Guam fue noticia por otro tema muy distinto al geoestratégico. La Fuerza Aérea de los Estados Unidos «bombardeó» la isla con 2.000 ratones en diminutos paracaídas para controlar la proliferación de serpientes arbóreas.

De acuerdo con el Ejército de los EE.UU., estas serpientes venenosas son «una especie invasora que ha devastado las poblaciones de animales nativos».

Los roedores lanzados en paracaídas estaban muertos y eran en realidad cebos envenenados. «En este momento estamos utilizando acetaminofén», llegó a manifestar el asistente del Departamento de Agricultura de EEUU, Dan Vice. «Es usado comúnmente como un calmante para el dolor y bajar la fiebre en los seres humanos, pero es 100 por 100 mortal para todas las serpientes arbóreas pardas».

Aunque nadie sabe exactamente cómo estas serpientes arbóreas llegaron a Guam, se cree que entraron de polizón en cargas militares enviadas desde Nueva Guinea durante la Segunda Guerra Mundial.

El programa le costó a Estados Unidos 8 millones de dólares, y la inversión no es solo para hacer más fácil la vida de los pájaros. Según NBC News, las serpientes causaban constantes apagones en la Isla, la mayor de las Islas Marianas en el Pacífico, con costos muy elevados en reparaciones y nuevas líneas. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Así es Guam, la excolonia española que Kim Jong-Un ha puesto en la diana