El fraude de los huevos toca a España

El Gobierno vasco inmovilizó 22.000 unidades de producto líquido pasteurizado que venían de Francia, pero Sanidad insiste en que el país «sigue sin estar afectado»


redacción / la voz

El fraude del fipronil que ha contaminando millones de huevos producidos en granjas de Bélgica, Holanda, Alemania y Francia y que, según los primeros cálculos, ha causado millones de euros en pérdidas a los avicultores de esos países, ha acabado tocando a España. La ola entró el viernes en el País Vasco, donde fue interceptada una partida de unas 22.000 unidades de huevo líquido pasteurizado procedente de Francia y que, supuestamente, estaba contaminada con el insecticida prohibido en Europa para aplicar en animales destinados al consumo humano.

El aviso lo dio el organismo de alerta europeo RASFF a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), dependiente del Ministerio de Sanidad, a última hora del día, como informa la propia agencia. Esta avisó al Gobierno vasco que, a través de sus servicios de inspección, inmovilizó en el establecimiento de destino la partida «antes de que haya entrado en ningún proceso de fabricación de producto».

Pese a dar cuenta de los hechos, desde Aecosan insisten en que España sigue sin estar afectada por la distribución de huevos contaminados. ¿Por qué? «Porque el sistema de control existente permite la inmediata localización y retirada de los productos implicados», añaden.

En este sentido, fuentes de la Consellería de Sanidade apuntaron que tenían conocimiento del caso vasco, pero matizaron de que se trataba «de un derivado, no huevos como tal». Por ello, dijeron que no hay ninguna medida de control especial en Galicia, dado que no ha llegado a España ningún huevo. Con todo, están alerta ante la alternativa de que pudiera entrar algún derivado como en el País Vasco. Por su parte, el departamento de salud de esa comunidad informó, como apunta Efe, que en los próximos días procederá a la destrucción de esa partida de derivados del huevo contaminada y que mantiene activados todos los dispositivos de vigilancia por esta alerta.

De momento, han descubierto huevos contaminados en explotaciones de Holanda, Bélgica, Alemania y Francia. Esos productos o sus derivados han llegado, además de España, a Austria, Bélgica, Suiza, Dinamarca, Reino Unido, Irlanda Italia, Holanda, Polonia, Rumanía, Suecia, República Checa, Luxemburgo, Eslovenia, Eslovaquia y Hong Kong. Las medidas adoptadas en estos países, según Europa Press, tanto sobre las granjas de producción, como sobre los huevos y otros productos presuntamente implicados ha sido la de proceder al bloqueo de la producción, así como la localización y la retirada inmediata del mercado de los mismos. 

La voz de alarma

Después de que Holanda y Bélgica protagonizaran esta semana un cruce de acusaciones sobre la ocultación de los hechos desde noviembre pasado por parte del primero, ayer el diario francés Le Soir publicó que el Consejo Superior de Salud Belga alertó de la toxicidad del fipronil hace más de un año, pero la agencia nacional para la seguridad alimentaria no continuó sobre la pista para identificar la presencia en los huevos de las granjas del país. Actualmente se da por hecho que fue un fabricante belga el que añadió fipronil a un producto de limpieza común y más tarde lo vendió a empresas holandesas y alemanas, desde donde pasó a los otros países.

Habría que comer más que Paul Newman para intoxicarse

En La Leyenda del Indomable, el protagonista, interpretado por Paul Newman, ingiere de una tacada medio centenar de huevos duros jaleado por sus compañeros de celda. ¿Habría caído enfermo en el caso de que estos estuvieran contaminados? Los nutricionistas consultados por la prensa europea son unánimes al apuntar que el riesgo de intoxicación es «muy improbable» para los humanos, salvo que se consuman cantidades desorbitadas. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que es «moderadamente tóxico» y solo consumido en grandes cantidades puede causar daños hepáticos, a nivel de tiroides o riñones. «Comiendo cuatro huevos contaminados al día durante un mes, no es perjudicial», dijo el experto en nutrición holandés Mastijn Katan a la agencia Efe. Por eso, llaman a los consumidores a mantener la calma. 

Aunque el nivel de fipronil hallado hasta el momento en los huevos contaminados no supone un riesgo sanitario potencial, el hecho de que contengan esa sustancia, aunque esté por debajo de los niveles a partir de los que no es apto para el consumo humano, supone un fraude. La razón es que no es legal utilizarlo en la UE para uso alimentario. Lo que está autorizado desde 1993 es su uso comercial para tratar el ácaro rojo en semillas o animales domésticos como perros o gatos, que no van a ser destinados a productos alimenticios. De todas formas, en el 2013 fue acotada su utilización al comprobarse que afectaba a las abejas.

¿Que se sabe sobre el escándalo del fipronil?

Alerta en Europa. Aviso el 20 de julio

Bélgica fue el primer país en alertar a la UE sobre la presencia de huevos contaminados. Este país acusó a Holanda de conocer el problema desde noviembre y no comunicar nada a Europa. El escándalo saltó el 1 de agosto.

Origen del problema. Insecticida adulterado

La belga Poultry-Vision comercializó, supuestamente, a la holandesa ChickFriend productos «bio» que contenían el insecticida. Los granjeros no sabían que tenía la sustancia prohibida en aves para consumo.

La investigación. Dos detenidos

Las autoridades holandesas y belgas han abierto investigaciones para encontrar a los responsables. El jueves realizaron varios registros que acabaron con la detención de dos directivos de la empresa holandesa ChickFriend.

Medidas preventivas. Retirada de productos

 Los supermercados de Holanda, Bélgica y Alemania retiraron millones de huevos supuestamente contaminados, además de inmovilizar decenas de granjas. También quitaron derivados como la mayonesa o el huevo líquido.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El fraude de los huevos toca a España