La nación de naciones de Pedro Sánchez:  España, Galicia, País Vasco y Cataluña

El secretario general del PSOE insiste en su apoyo al Gobierno ante el desafío secesionista

Pedro Sánchez: «La nación de naciones estaría formada por España, Cataluña, Galicia y País Vasco» El líder del PSOE dice que hay que vivir con «normalidad» el hecho de que España es un «país complejo»

Madrid / La Voz

Apenas unas horas después de su acercamiento de ayer a Rajoy para combatir juntos el desafío secesionista en Cataluña, este martes Pedro Sánchez volvió a sacar a la luz su papel como principal figura de la oposición. Insistió en que en el PSOE hacen «oposición de Estado», y que por lo tanto están con el Gobierno en la lucha contra el terrorismo y en la respuesta al referendo ilegal

En la ronda de preguntas, Sánchez intentó precisar su controvertido «concepto de nación de naciones». Proclamó que España «es una nación». Y explicó que en el territorio estatal en términos históricos también tendrían esa consideración «al menos Cataluña, País Vasco y Galicia». 

Según el líder socialista, la nación «no se identifica con los límites de un Estado, sino que en un Estado pueden compartir territorio más de una nación».

El secretario general del PSOE centró gran parte de su discurso durante un acto organizado por Europa Press en Madrid en el campo económico, en donde reconoció una mejora pero lamentando que esa recuperación no se llegó a percibir en el bolsillo de los españoles.

«En la izquierda hemos aprendido y vamos a dar la batalla política a la derecha en la economía. El mundo está cambiando, y muchas de las recetas con las que fuimos educados ya no resultan válidas», afirmó.

Sánchez negó cualquier éxito de la recuperación a las políticas impulsadas desde Moncloa. «Si hay un nombre propio a quien señalar en los buenos datos, ese es Mario Draghi», destacó.

El secretario general del PSOE insistió en la necesidad de «cambiar de actores» para los grandes retos que afronta la España del 2017 en este mundo «que está cambiando». Y que para afrontar con garantías esas transformaciones, resulta conveniente formularse ciertas preguntas: «cómo se va a ganar la vida España, qué tipo de Estado queremos ser y cuál es la promesa de seguridad que prometemos a los españoles».

Unos presupuestos alternativos

Sánchez adelantó durante el desayuno informativo de este martes que propondrá a los agentes sociales y al Gobierno un nuevo pacto de rentas que eleve los salarios de media un 2,5 % en el 2018, y una subida del 3 % en los años sucesivos hasta el 2021, como medida para proteger a la nueva figura de «los trabajadores pobres» nacida bajo el paraguas de la crisis.

El líder socialista también avanzó que en octubre presentarán unos presupuestos alternativos que darán «respaldo financiero» al acuerdo social alcanzado en junio sobre la violencia de género, que deben sentar la base hacia la transición ecológica, que tratarán de responder «al desafío de la despoblación» y que buscarán impulsar algunas infraestructuras paralizadas «como el corredor del Mediterráneo».

Abel Caballero y Pilar Cancela, entre el público

Tan solo en el tramo final de su discurso ante un sala abarrotada, en la que se encontraban el expresidente del Gobierno Zapatero, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, o la diputada gallega Pilar Cancela, Sánchez sacó a relucir su figura más constitucional. En primer lugar tuvo unas palabras de recuerdo para las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils y en donde volvió a mostrar su apoyo al Gobierno en la lucha contra el terrorismo. Por último, se refirió a la cuestión catalana.

«Estamos juntos en la respuesta del Estado en la defensa de la ley», insistió, aunque también volvió a hacer hincapié en «la necesidad de hacer política, de dialogar, para resolver las diferencias». De ahí su propuesta de la creación de una comisión parlamentaria que avanzó el lunes para abordar las cuestiones territoriales y a la que el presidente del Gobierno no le cerró la puerta.

Sánchez acepta que la comisión de estudio se cree después del 1-O

Ramón Gorriarán

Podemos esperará a que pase la fecha anunciada para la celebración del referendo ilegal para presionar otra vez al PSOE con la moción de censura

La anunciada propuesta del PSOE para afrontar el reto secesionista en Cataluña se resume en la creación de una comisión de estudio en el Congreso para «el diálogo, evaluación y modernización» del Estado de las autonomías. Pedro Sánchez presentó ayer la iniciativa con la esperanza de que de esos trabajos saldrán respuestas para la enconada situación catalana. El líder socialista invitó a todas las fuerzas, desde el PP hasta los independentistas, a que participen en ese foro parlamentario.

El PSOE registrará este jueves su propuesta en la Cámara después de que recibiera la disposición del presidente del Gobierno a que se cree la comisión. El líder socialista señaló que, en aras del mayor consenso, está dispuesto a aplazar la creación del comité hasta después del 1 de octubre. Soraya Sáenz de Santamaría había anticipado poco antes que el Gobierno no quiere plantearse ahora nuevas iniciativas políticas referidas a Cataluña. «Este mes -dijo la vicepresidenta- nos tenemos que centrar en lo que nos tenemos que centrar» y a partir del 2 de octubre se podrá hablar «de muchas cosas».

Seguir leyendo

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

La nación de naciones de Pedro Sánchez:  España, Galicia, País Vasco y Cataluña