«Mi madre crió estos tigres a biberón en el circo»

El circo Wonderland dice que tardó un año en hallar un refugio para sus 8 felinos, acogidos por la Fundación PrimaDomus que invita a otras empresas a hacer lo mismo


redacción / la voz

El uso en los circos de animales salvajes queda prohibido en Galicia. La resolución, adoptada o en trámite también en Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón e Islas Baleares, abre un interrogante: ¿A dónde irán a parar los animales que hasta ahora trabajaban en esas empresas? El circo Wonderland, uno de los más prestigiosos de España, se planteó esa cuestión el año pasado, cuando a principios del 2016 cambió su espectáculo para no volver a usar animales salvajes adaptándose a las nuevas normas que afloran en ayuntamientos de todo el país. «No sabíamos dónde dejarlos para que estuvieran bien. Los ayuntamientos prohíben, pero no dan ninguna alternativa para poder dejar a estos animales. Al final encontramos la Fundación PrimaDomus, aquí en Villena (Alicante) y sabemos que no pueden estar en un lugar mejor», explica uno de los miembros de la familia propietaria de la entidad. Tanto a él como el resto de su familia vieron nacer al león y a esos 7 tigres que donaron la semana pasada al santuario animal. «¿Cómo no nos va a dar pena separarnos de ellos. Mi madre los crio a biberón», dice por teléfono.

Los animales fueron trasladados hace justo una semana a su nuevo hogar. Están ahora en cuarentena antes de pasar a compartir espacio con el resto de animales que viven en el santuario que empezó su labor con primates, pero que ahora recoge animales procedentes de los circos. «Todavía tenemos lugar para acoger a más animales. Luego solemos reubicarlos en áreas de organizaciones colaboradoras en diferentes partes», apuntan desde el santuario. De momento, el Wonderland es el segundo circo que dona sus animales, aunque la suya es la mayor donación de felinos hecha en España hasta el momento. «Algunos no son favorables a esto, porque una de las reglas para que los recojamos es que han de poner por escrito que no van a volver a usar nuevos animales para trabajar. De ese modo ponemos freno al uso de estos animales en espectáculos», dicen desde el santuario. Además, recuerdan que todavía tienen plazas para acoger a más animales. De ahí que animen a otros a hacer lo mismo.

Además de las comunidades que ya prohíben estos espectáculos hay unos 440 municipios de todo el Estado se han declarado «libres de circos sin animales», entre ellos importantes ciudades como Madrid, Málaga, Valladolid y Pamplona, y más de 130.000 personas han firmado una petición para que se eliminen las subvenciones públicas a estos espectáculos.

Comentarios

«Mi madre crió estos tigres a biberón en el circo»