La sorpresa de «Gran Hermano» no es Mercedes Milá

A pesar de que buena parte de la audiencia clama por la vuelta de la presentadora, esta posibilidad es prácticamente imposible


Redacción / La Voz

Mercedes Milá no volverá a Gran Hermano. Y los fans acérrimos del reality que claman jueves tras jueves su vuelta deberían ir haciéndose a la idea de que esa posibilidad es prácticamente inviable para Mediaset. Y ya no es porque Mercedes Milá no quisiese, que a lo mejor incluso se volvía a animar a conducir un formato que tras más de una década presentándolo parecía estar hecho a su medida. No, es altamente improbable que Telecinco le haga eso a uno de sus presentadores estrella: Jorge Javier Vázquez. Son muchos los que achacan parte del fracaso de Gran Hermano (ya desde la pasada edición y que en esta se ha agudizado aún más) a Jorge Javier Vázquez. El presentador de Badalona, que se mueve como pez en el agua en Sálvame, Sábado Deluxe, Supervivientes y que incluso se ha atrevido con Hay una carta para ti o las campanadas junto a Isabel Pantoja y Kiko Rivera, no termina de encajar en Gran Hermano. Aunque probablemente pensaban que Jorge Javier Vázquez podría presentar cualquier programa, incluso Gran Hermano, la realidad es bastante distinta y el presentador y el reality parecen estar en dimensiones distintas. Jorge Javier Vázquez ni encaja con los concursantes (de los que parece reírse), ni con los que ya han pasado una temporada en la casa de Guadalix (como es el caso de Pepe Herrero uno de los ganadores más recordados del programa), ni con la audiencia, que lleva semanas pidiendo otra vez su cabeza. Jueves tras jueves, Mercedes Milá se convierte en el tema de conversación en las redes sociales con cientos de fans rogándole que vuelva a Gran Hermano. Pero su vuelta a Gran Hermano es casi una utopía.

Y eso que en la última gala de Gran Hermano el programa terminó por escuchar las súplicas de los seguidores que lloraban desconsaladamente la muerte del canal 24 horas donde podían seguir la casa de Guadalix en directo. Pero esta concesión, probablemente sea la última que el programa haga al público, muy cabreado con la deriva que había tomado el programa este año. Los fans podrán seguir el 24 horas a través de la aplicación oficial de Gran Hermano y a través de Mitele.es.

Primero porque que Jorge Javier Vázquez dejase su puesto a Mercedes Milá a estas alturas de esta edición del reality, sería un tremendo feo para uno de los rostros por antonomasia de Telecinco. Jorge Javier Vázquez, que hace poco reconocía que «no estaba siendo un inicio de temporada fácil», probablemente llevase muy mal este cambio y lo viese como un desprecio a su labor, que con seguramente mucho esfuerzo, ha llevado a cabo en las dos últimas ediciones de Gran Hermano. Lo que los fans deberían intentar ver es que el particular estilo de Mercedes Milá es insustituible y Jorge Javier Vázquez, que en numerosas ocasiones saca a relucir su humor más ácido, nunca será capaz de sustituírla. Y probablemente ni siquiera se le haya pasado por la cabeza hacerlo.

Segundo porque Mercedes Milá hace meses que parece tener un pie fuera de Mediaset. Sigue al frente de Convénzeme, un programa sobre libros que ella asegura que siempre había querido hacer y con el que está «salvando librerías» que se emite en BeMad y que está muy alejado de las audiencias millonarias de Gran Hermano. Además, sus declaraciones en El Hormiguero no dejaban muy bien parada a la directiva de Telecinco. «Decidí que después de 16 años ya había llegado el momento de hacer otras cosas», le confesaba a Pablo Motos. «Me dijeron que no me podía ir y les dije hacerme una oferta bonita e igual me ilusionáis, y me dais la opción de hacer un programa social...», prosiguió. Motos le preguntó si había pedido más dinero, algo que confirmó. «Ofrecí incluso que eso viniera de la publicidad, algo que no había hecho nunca, pero no llegamos a un acuerdo. No me hicieron la oferta final y como ya había decidido que no lo hacía, pues... tranquilidad», afirmó. Y ante la posibilidad que le pidiesen volver a presentar el reality se muestra tajante: «no». «Yo he sido una tía tan feliz en GH. Tengo muy metida mi alma en Gran Hermano, pero acabaron con mi salud y por eso me fui, porque acabaron con mi salud», confesó. Y además añadió que Gran Hermano le había perjudicado su salud. «Hice mis dos últimos Gran Hermano en unas condiciones físicas y mentales un poco raras. La gente no se daba cuenta, pero estaba muy mal. Me atacó la tristeza, el horror, la melancolía, el miedo, el llanto, la inseguridad... Y para hacer Gran Hermano tienes que tener mucha pasión, tienes que verlo 24 horas, tienes que dormir poco, y yo dormía muy poco», explicó.

Encima, Mercedes Milá, cuya presencia en cualquier programa siempre es una apuesta segura de audiencia, mostró su lado más polémico cuando fue de invitada al programa de Risto Mejide Chester in love. Mercedes Milá, firme defensora del libro La enzima milagrosa que incluso invitó a leer a los concursantes en alguna de las ediciones terminó llamando «gordo» al científico José Miguel Mullet, que desmentía la existencia de ninguna enzima milagrosa. «Lo primero que te digo es que te leas el libro y que adelgaces, porque estás gordo».

No contenta con su vergonzosa actuación en el plató junto a Risto Mejide, que no sabía donde meterse, Mercedes Milá, intentó pedirle perdón, pero finalmente terminó criticándolo de nuevo de forma brutal.

Además, Mercedes Milá es improbable que se prestase, después de dejar de mala gana Gran Hermano, a volver para intentar salvar el barco. Casi preferiría que se hundiese mientras ella lo ve desde fuera, alargando, aún más la leyenda de su paso por él.

 

Y tercero, porque es improbable que Telecinco retire Gran Hermano. A pesar de que el formato esté muerto en España, Mediaset ni siquiera contempla retirar a su gallina de los huevos de oro de la parrilla. Porque sería un auténtico fracaso para la cadena, que aunque en numerosas ocasiones ha cancelado programas que no han funcionado o que el público ha terminado por boicotear, como Operación Triunfo o La Noria, esta posibilidad no cabría en un reality que es enseña de la cadena como Gran Hermano.

«Gran Hermano 18» rompe un matrimonio

C. Barbería

La gala de este jueves confirma que el espacio sigue sin dar con la fórmula para volver a ocupar el primer puesto del «prime-time»

Gran Hermano volvió al prime time del jueves de manera tímida. No hay manera. No acaban de salirle bien las cosas. El reality de Telecinco repitió el dato de la semana pasada (un 15,7 % de share) manteniéndose en una tibia segunda posición por detrás de la serie de RTVE. Qué tiempos aquellos en los que Gran Hermano conseguía quedarse con la medalla de oro en el ránking de la audiencia sin necesidad de despeinarse.

Ayer se despeinó. Sacó la artillería pesada. Hasta rompió un matrimonio. Pero no hubo manera. Los datos no le acompañaron. Aún así, su fiel séquito de seguidores pudo disfrutar de una de esas noches en las que la polémica se convierte en el principal aliado del espacio. 

Seguir leyendo

Comentarios

La sorpresa de «Gran Hermano» no es Mercedes Milá