Boris Izaguirre a su padre: «Me acosté con la hija de un amigo guerrillero tuyo»

El escritor y presentador, casado desde el año 2006 con el gallego Rubén Nogueira, recordó sus inicios en España en «Mi casa es la tuya»


Redacción / La Voz

Boris Izaguirre rememora junto a Bertín Osborne los pasajes más duros de su vida, pero también las alegrías que le ha dado su paso por la televisión y la literatura. El guionista, escritor y presentador de televisión es el protagonista del último programa de Mi casa es la tuya, en la que invita a Bertín Osborne a su hogar madrileño, en el que cada vez pasa menos tiempo, ya que desde hace unos años trabaja en una televisión de Miami y vive a caballo entre los dos países. «En Miami llevo un poquito vida de soltero», bromea Boris Izaguirre a Bertín Osborne, ya que su marido, el gallego Rubén Nogueira, con el que se casó en el año 2006 pero que llevan juntos más de 25 años, no se ha mudado junto a él a Estados Unidos. Boris Izaguirre, que se hizo famoso tras sus apariciones en Crónicas Marcianas, programa de Telecinco en el que comenzó a aparecer en el año 1999 y en el que daba rienda suelta a su exhibicionismo desnudándose noche tras noche. Antes había pasado por otros espacios de la cadena, como Moros y cristianos, Más madera y La noche por delante.

Boris recordó que el primer día que se desnudó en Crónicas Marcianas pensó que no era buena idea ir directamente a casa tras mostrar «un culo tan feo y tan plano» en televisión. Tras varias miradas en el avión, Boris decidió irse a un Burger King «para bajar y dar tiempo a pensar qué explicación iba a darle a su pareja». Cuando se comió su hamburguesa, salieron varios empleados del establecimiento y le empezaron a gritar «ayer te vi el culo», que fue cuando asumió la repercusión de su desnudo. Y al llegar a casa más. Rubén le esperaba en la puerta y lo primero que le dijo fue : «no sé que más vas a hacer». Pero Boris tenía claro que era lo que debía a hacer y se acordó de lo que le había dicho una vez Terenci Moix: «Puedes ser escritor en cualquier momento de tu vida, pero estrella solo una vez».

Su infancia

Con Bertín Osborne Boris Izaguirre se remontó a su más tierna infancia, y recuerda lo duro que fue para él crecer con su tendencia sexual y su forma de ser. «Abrí los ojos y todo el mundo dijo 'ay dios mío: esto es una vedette'», asegura. Junto a Bertín y Boris está también el padre del venezolano, Rodolfo Izaguirre, que afirma que «no se lo deseo a nadie pero yo tuve en mi casa un pequeño niño prodigio», refiriéndose a Boris Izaguirre. Boris nació en Caracas en el año 1965 en el seno de una familia donde la cultura se vivía intensamente, ya que su padre es ensayista y crítico de cine e incluso llegó a dirigir la Cinemateca Nacional de Venezuela, y su madre Belén Lobo era bailarina.

El maltrato de Boris Izaguirre debido a su homosexualidad, «todos me llamaban maricón», recuerda, no fue el único hándicap que tuvo que afrontar el venezolano durante su infancia. También tuvo que lidiar con una dislexia que con los años no ha logrado superar y que aún hoy le hace emocionar. «Con mi madre hacía conmigo esos ejercicios de cerrar un círculo y nunca lo conseguimos cerrar», confiesa Boris Izaguirre entre lágrimas al recordar a su progenitora fallecida en el año 2014. Rodolfo Izaguirre recuerda lo difícil que fue para la familia sobrellevar la dislexia de Boris Izaguirre y su tendencia sexual. «La directora de la escuela me atormentó tanto que terminé poniendo a Boris en manos de unos psiquiatras», recuerda.

 

Sobre su dislexia Boris Izaguire asegura que «hay cosas que no se eliminan: sigo confundiendo la izquierda con la derecha, cambio los nombres y escribo fatal. Pero el esfuerzo de mis padres consiguió que pudiera ser escritor». Además menciona una «famosa frase» de su madre que le hacía como recomendación en muchas ocasiones: «Boris, no llames la atención porque ya llamas la atención».

Con su madre tenía una relación muy especial y asegura que ella le ayudó cuando sufrió acoso escolar durante su infancia. «Mi madre hizo un esfuerzo muy grande en protegerme, en hacerme ver que la verdadera lucha era con el resto y no con el resto y no con mi familia», le aseguró Boris Izaguirre a Bertín Osborne en su anterior visita al programa. 

Pero no solo de su infancia habla Boris Izaguirre, también recuerda otras épocas como su trabajo en Crónicas Marcianas, que asegura que le marcó «completamente en la vida» y reconoce que «tengo un problema con eso». Antes de recalar en Crónicas Marcianas, Boris Izaguirre trabajó en Venezuela, primero como articulista y más tarde como guionista de telenovelas tan conocidas como La dama de Rosa o Rubí rebelde

Hace más de veinticinco años Boris Izaguirre se trasladó a España y primero vivió en Santiago de Compostela, donde conoció a su actual marido, Rubén Nogueira. «Yo llegué en marzo y el 14 de junio conocí a Rubén», recordaba hace unos meses en el programa Todos los apellidos vascos, de EiTB, al que acudió para conocer los orígenes de su primer apellido. «Rubén es la mejor elección posible que pude hacer en mi vida, siempre ha sido un plural siempre hemos hecho, hemos estado, hemos sufrido, hemos cambiado y nos hemos hecho adultos siempre, que en el fondo es los más fascinante de esta historia. Cuando nos conocimos Rubén estaba terminando la universidad y yo estaba comenzando una vida en un país distinto. Juntos decidimos trasladarnos a Madrid, juntos vivimos el momento en el que yo me hice una persona mucho más pública», explicaba. «Yo no me aburro con Rubén. He tenido fascinaciones por fuera de mi relación con él y eso ha sido crítico, pero siempre pienso que va a ser muy difícil que yo vuelva a enamorarme de la manera en la que me enamoré de él». 

Pese a lo declarado en ese programa de la televisión vasco, en Mi casa es la tuya Boris Izaguirre abre una curiosa puerta sobre sexualidad que deja boquiabiertos a Bertín Osborne, a su padre y a buena parte de la audiencia: «La gente dirá pero a los 52 años ahora se va a meter heterosexual, puede ser», declara. Y ante su padre se confiesa que mantuvo una relación con una mujer, «me acosté con la hija de un amigo guerrillero tuyo».

Hace unos años Boris Izaguirre ya relativizaba sobre la fidelidad de las parejas junto a Pablo Motos en El Hormiguero. «Entendí e hice nuevas amistades, también entendí que lo que no puedes hacer nunca es convertir el matrimonio en una cárcel, por que no lo es, el matrimonio es una unidad y una aventura, y en el fondo es mejor verlo como lo veía Alfred Hitchcock, que pensaba que era un crucero en el que no iba nadie más», aseguraba. «De vez en cuando pasan estos ramalazos, estos verdaderos nuevos amores, hay que evolucionar, estamos en el siglo XXI», añadía. «Le damos tanta importancia al sexo y es una cosa que te limpias y luego ya está», bromaba. «El amor no, Rubén es el hombre de mi vida, ese amor es el de verdad, y ese es el que defiendes, pero lo que no puedes evitar es que de repente quieras volver a sentir el hormigueo de esa sensación de enamorado», aseguraba. 

Las declaraciones de Boris Izaguirre sobre Venezuela 

La figura de Boris Izaguirre siempre ha estado unida al entretenimiento y a una faceta más frívola. Fue colaborador de Chanel número 4 en Cuatro, y en El programa de Ana Rosa, durante un tiempo. Por eso sorprendió a muchos cuando acudió hace unos años a La Sexta Noche para hablar de Venezuela. Allí se enfrentó a Juan Carlos Monedero por las opiniones de uno de los fundadores de Podemos. «Siempre he sido muy cauto a la hora de opinar porque detesto ese rol de una persona que habla de un país fuera de él, pero Venezuela no es realmente una democracia. No puedes entender que sea una democracia un régimen que censura a los medios de comunicación, que elimina señales a los medios, que cierra canales, que mantiene una presión continua sobre periodistas, escritores, sobre la opinión que tienen que tener», aseguraba.

La opinión de Boris Izaguirre sobre Venezuela

«Si usted fuera ahora a Venezuela encontraría muy difícil que en un programa como este se emita en cualquier cadena de Venezuela», le decía Boris Izaguirre a Monedero. «El alfabetismo es la única cosa que podríamos elogiar a Chávez», aseguraba Izaguirre. Boris Izaguirre recordaba además los ataques que le había dedicado Nicolás Maduro que se refería a él como «tremendo espécimen». Y le acusaba de ir al país a hacerse fotos con manifestante de la oposición. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Boris Izaguirre a su padre: «Me acosté con la hija de un amigo guerrillero tuyo»