La creación de empresas se hunde en Cataluña en los dos meses más duros del pulso separatista

El INE constata un retroceso solo superado por los peores momentos de la crisis económica


redacción / la voz

La realidad de las estadísticas vuelve a mostrar el daño que la amenaza secesionista ocasiona en las cuentas catalanas. Los efectos sobre el empleo, la evolución de la riqueza productiva, el impacto sobre el turismo o la huida de empresas ya tienen números. El Instituto Nacional de Estadística (INE) proporcionaba ayer nuevos datos, actualizados al mes de septiembre, sobre la creación de empresas en España. Y ahí Cataluña registró el mayor descenso de nuevas sociedades en su territorio, con un 26,6 % menos que en el mismo período del 2016, muy por encima de la media nacional, que se sitúa en el 9,2 %. Solo La Rioja, con una minoración del 62,5 %, supera a esta comunidad.

Pero la caída no se queda en ese mes. Según el informe mensual de creación de empresas que elabora Gedesco con datos del Registro Mercantil correspondiente a octubre, Cataluña contabiliza 1.041 nuevos negocios (un 11,18 % menos) de los 7.009 abiertos a nivel nacional. Crece, pero bastante menos que la media española, que lo hace un 25 % más sobre septiembre.

El observatorio de esta consultora destaca, sin embargo, el espectacular incremento registrado en el conjunto del país en octubre, donde se ha intensificado la apertura de nuevos negocios hasta un 24,5 % respecto al mes anterior.

Volviendo a los datos del INE, las 1.015 compañías que se formaron en septiembre en suelo catalán representan un dato que, según el histórico del organismo estadístico, solo se vio empeorado en el 2012, coincidiendo con uno de los momentos más álgidos de la crisis económica.

Y es que, en lo que va de 2017, el tercer trimestre se caracterizó en el conjunto de España por una contracción significativa en la constitución de sociedades, una tendencia que para el caso catalán ha sido especialmente dañina, con caídas de un 23,6 % en agosto y un 24,7 % en julio últimos. Un cómputo que en el acumulado anual arroja un cierre no visto desde la recesión, de un 13,9 % de nuevas compañías

Pese a este escenario, el balance entre creación y disolución de empresas en territorio catalán resulta favorable, ya que apenas se destruyeron 76 empresas, el 40 % menos que hace un año. En España se disolvieron 1.107, el 9,5 % menos que hace un año. Por autonomías, Madrid ha vuelto a superar a Cataluña, con un 10,5 % de firmas más, a cierre de septiembre. Madrid, Asturias (23,6 %) y el País Vasco (5,1 %) son los territorios con tasas más altas.

Advertencia de Moody’s

Mientras, las advertencias sobre los riesgos continúan. En esta ocasión, ha sido la agencia de calificación Moody’s la que avisó de que «las tensiones entre Cataluña y España se presentan como el principal factor con un potencial riesgo altamente desestabilizador» no solo para las economías catalana y española, sino también para toda Europa.

La crisis independentista ilustra un riesgo que puede provocar que los esfuerzos nacionales de reforma reduzcan su efecto y, en el peor de los casos, amenaza con la dislocación del mercado económico y financiero.

Boicot de ida y vuelta a las marcas catalanas

Las empresas catalanas son unas de las principales damnificadas por el pulso separatista. Un 23 % de los españoles afirman haber dejado de comprar productos de esa autonomía, a los que se sumarían otro 21 % si Cataluña se independiza, lo que supondría un golpe que ascendería a los 20.000 millones de euros. Los datos proceden del informe sobre el impacto del desafío independentista en la reputación de las empresas catalanas, elaborado por el Reputation Institute a partir de 1.150 entrevistas en toda España. Se realizó entre los días 24 y 30 de octubre, período en el que casi 2.000 empresas habían trasladado su sede social desde Cataluña a otras comunidades de España.

Y también las compañías son rehenes de las decisiones de compra de los propios residentes en esa comunidad. El 47 % de los catalanes afirman tener una peor percepción de las empresas que han decidido mudar su sede social o fiscal desde la celebración del referendo de independencia en Cataluña el pasado 1 de octubre, frente a un 77 % de españoles (sin contar a los catalanes) que respaldan esa decisión empresarial.

Los resultados desvelan más intenciones. Frente a ese 47 % que dicen estar en desacuerdo con la huida empresarial, un 38,3 % sí lo aprueban, perdiendo hasta 8,4 puntos en su reputación para el conjunto catalán.

De hecho, las empresas que se han movido ven disminuida un 9,6 % la confianza entre los catalanes y un 9 % la intención de compra. Por su parte, la reputación de las empresas que han optado por quedarse se mantiene estable para los residentes en Cataluña.

En el estudio se analiza el impacto en 41 compañías catalanas o con gran vinculación con la región, entre las que figuran Abertis, CaixaBank, Danone, Freixenet, Gas Natural Fenosa, Bimbo, Seat o Volkswagen, entre otras. La reputación de que han permanecido en Cataluña se ha visto dañada a nivel nacional, salvo en Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana, según el director de consultoría del Reputation Institute, Yeray Carretero.

Comentarios

La creación de empresas se hunde en Cataluña en los dos meses más duros del pulso separatista