«Venían con los bolsillos dopados de dinero de Venezuela y de los iraníes»

Un exsocio de Pablo Iglesias acusa al partido morado de financiarse ilegalmente


Madrid / La Voz

«Venían con los bolsillos dopados de dinero de Venezuela y de los iraníes». El exsocio de Pablo Iglesias y empresario de la comunicación Enrique Rioboo considera que sin las aportaciones económicas de Caracas y Teherán Podemos jamás habría obtenido sus cinco europarlamentarios en las elecciones del 2014.

Rioboo es dueño del Canal 33, frecuencia televisiva que emitía La Tuerka, el programa que empezó a catapultar a la fama al secretario general de Podemos. El lunes compareció en el Senado ante la Comisión de Financiación de los Partidos Políticos para acusar a Pablo Iglesias y a Juan Carlos Monedero de perseguir un doble objetivo desde sus inicios en la primera línea política: «visibilizar» el 15M y «desestabilizar el sistema», dejando pistas sobre los intereses que podrían ocultar los regímenes de Venezuela e Irán en financiar a estos dos profesores. El partido de Pablo Iglesias ha anunciado hoy que se querellará contra Rioboo al considerar «falsas acusaciones» estas declaraciones en el Senado. La formación morada está convencida de que el testimonio de Rioboo pueden constituir un «delito de falso testimonio».

Podemos dio la gran campanada en las europeas del 2014. Con tan solo tres meses de vida lograron seducir al 8 % de los votantes. Desde los canales oficiales se apuntó al verbo fácil de Pablo Iglesias, que había logrado atraer a los indignados; también a una nutrida base de círculos formada por voluntariosos militantes, siempre dispuestos a colaborar. Y sin olvidarse de una exitosa campaña de crowdfunding. Esto último lo ha descartado Enrique Rioboo al asegurar que maneja de primera mano que estas campañas de micromecenazgo en las que los simpatizantes realizan pequeñas donaciones económicas apenas aportaban fondos. Puso como ejemplo la campaña realizada para celebrar el primer aniversario de La Tuerka, en la que apenas se recaudaron unos insignificantes 600 euros. Además, Rioboo también acusó a Pablo Iglesias de «cobrar en B y pagar en B» a los trabajadores que participaban en el programa.

Bronca con Monedero

Tras el paso de este empresario de la comunicación por el Senado llegó el turno de Juan Carlos Monedero, uno de los cofundadores de Podemos que acabó dimitiendo tras irregularidades con Hacienda, pero que en la práctica continúa ejerciendo como voz autorizada y guardián de las esencias del partido, hombre de la máxima confianza de Iglesias.

Monedero acusó a Rioboo de falta de pruebas y comparó la comisión ante la que respondió con las desaparecidas Cortes franquistas, debido a que en la misma solo participó el PP, ya que el resto de partidos la consideran una cortina de humo de los populares para responder al proceso de investigación abierto en el Congreso para esclarecer la financiación ilegal de los populares. Monedero negó la mayor ante Luis Aznar, el encargado de formular las preguntas. El interrogatorio se produjo en un ambiente muy tenso en el que las dos partes se acusaron mutuamente de estar convirtiendo el proceso en «un circo».

Monedero admitió que colaboró con gobiernos latinoamericanos durante casi una década, pero lo que es «trabajar, trabajar» tan solo lo hizo durante seis meses a través de unas tareas de consultoría por las que ingresó 400.000 euros, un dinero que desvinculó de la campaña de Podemos. El profesor de la Complutense pasó al ataque acusando a los senadores del PP de estar «embarrando» el campo «con estiércol» con la única intención de tapar su propia corrupción. Sanz le respondió a Monedero que no estaba en el Senado para «catequizar», y que se limitase a responder las preguntas sin desviar la atención sacándose de la manga cosas que no vienen a cuento. «Es mi punto de vista. Respondo lo que quiero», dijo Monedero.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Venían con los bolsillos dopados de dinero de Venezuela y de los iraníes»