Rusia y China elevan su control sobre una Venezuela en quiebra

Pedro García Otero CARACAS / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

FEDERICO PARRA | AFP

El ciudadano se enfrenta a una subida de precios del 70 %

15 nov 2017 . Actualizado a las 07:33 h.

Después de que diversas agencias de calificación de riesgo declararan que Venezuela se encuentra oficialmente en suspensión de pagos, el Gobierno de Nicolás Maduro está dependiente de Rusia y de China, sus únicos apoyos internacionales. Mientras, los venezolanos se preparan para mayores padecimientos. El precio del dólar en el mercado paralelo, que se ha duplicado en el último mes, ha arrastrado los precios a una espiral inflacionista que, solo en noviembre, se estima superará el 70 %, según los cálculos de firmas como Econométrica. El salario mínimo es hoy inferior a 7 euros mensuales; y su poder de compra equivale a menos de 10 kilos de arroz o menos de cinco de carne o embutidos. Los precios aumentan todos los días, y la misma firma estima que la inflación de alimentos alcanzará 1.000 % anual a fines del 2017.

En tanto, el Gobierno ruso anunció que presentará hoy las condiciones «muy favorables» del refinanciamiento de un préstamo por 3.000 millones de dólares entregado a Venezuela en el 2011, para la compra de armamento. Anton Siluanov, ministro de Finanzas ruso, señaló que serán «dos funcionarios del Gobierno venezolano» los que hagan el anuncio de la refinanciación en Moscú.

Rusia ha tenido mejor suerte que China, que ha seguido apoyando al Gobierno de Maduro ante el Consejo de Seguridad de la ONU, a pesar de que el lunes, anunció el incumplimiento del pago de 183 millones de dólares de la deuda bilateral.