«Hay que ir con lanzallamas a Lavapiés»

Un juzgado madrileño investiga los mensajes racistas y vejatorios contra políticos, periodistas e inmigrantes publicados en un chat de uso interno de la Policía Local


redacción / la voz

«Ese señor sí que sabía hacer cosas, sí, señor», sobre Hitler y a «los inmigrantes hay que tirarlos al mar y convertirlos en comida para peces», son solo dos ejemplos de los mensajes que se enviaban en un chat interno decenas de agentes de la policía local de Madrid, textos que están siendo investigados por las autoridades judiciales y criticados por los principales partidos políticos.

Los polémicos mensajes fueron difundidos por el portal eldiario.es después de que un delegado sindical de la Policía municipal que formaba parte del grupo pidiera el viernes pasado protección al sentirse amenazado por sus compañeros. En los chats tampoco faltan comentarios vejatorios sobre políticos y periodistas. «Es un vejestorio despreciable. Lo terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros», dicen sobre la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena a la que desean «una muerte lenta y agónica».

El grupo creado hace dos años para discutir derechos laborales subió de tono tras los atentados yihadistas de mediados de agosto en Barcelona, cargando las tintas contras los inmigrantes a los que «hay que tirar al mar y convertirlos en comida para peces», e incluso «abrir la llave del gas para despiojarlos». Uno de los integrantes del grupo también llegó a proponer entrar en el barrio de Lavapiés, uno de los que registra mayor concentración de personas de diferentes etnias «con bayonetas y lanzallamas».

El grupo estaba integrado por cerca de un centenar de agentes, que ayer fueron respaldados por algunos sindicatos policiales como la Unión de la Policía Local o el CSIF que, según el diario.es, critican el contenido de los mensajes pero aseguran que están sacados de contexto después de «una traicionera filtración». En cambio, Comisiones Obreras pidió al Ayuntamiento de Madrid la apertura de expedientes informativos a los agentes implicado por las amenazas vertidas en el chat.

La Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (Unijepol), por su parte, mostró su repulsa a los insultos y amenazas publicados y considera que algunos de esos mensajes son constitutivos de delito odio.

La asociación mostró su preocupación por la presencia «de este tipo de personas» en las policías locales, pues, aunque sean minoritarios, «cada día se hacen más visibles».

Acciones judiciales

Un juzgado madrileño, el de Instrucción número 42, ya inició acciones para identificar a los agentes que amenazaron a un compañero, el que filtró el chat, y a los responsables de los comentarios amenazantes publicados que pudiesen ser constitutivos de delito.

El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, aseguró además que estudia la posible inhabilitación de la media docena de agentes, los que creen que han podido identificar como los autores de los comentarios.

El Gobierno local también abrió una «información reservada» a estos agentes, el paso previo a un expediente, mientras que la dirección del cuerpo decidió poner escolta policial al denunciante, según fuentes de CC.OO., sindicato en el que milita.

La periodista de La Sexta Ana Pastor, otra de las insultadas en este chat, estudia denunciar a los autores de comentarios amenazantes hacia su persona.

Los principales partidos políticos mostraron ayer su repulsa por los textos conocidos, que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes considera «intolerables». Margarita Robles, del PSOE, tachó a de «despreciables» a los policías que realizaron los comentarios, que merecen una «sanción ejemplar», en opinión de Podemos y Ciudadanos.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

«Hay que ir con lanzallamas a Lavapiés»