Puigdemont, dispuesto «correr el riesgo» de volver si es investido president

Ha confiado hoy en que si es investido «pesen más los votos que las esposas»


Barcelona

El presidente catalán cesado y cartel de JxCat el 21D, Carles Puigdemont, ha confiado hoy en que si es investido «pesen más los votos que las esposas», y ha dicho que está dispuesto a «correr el riesgo» de volver a España pese a la orden de detención por un proceso judicial que cree que es una «fantasía».

En una rueda de prensa en la ACN a través de videoconferencia desde Bélgica, Puigdemont, que ha desvelado que cada martes celebra «una reunión de Govern» con los cuatro exconsellers en Bruselas, ha incidido en la necesidad de que las urnas del 21 de diciembre sirvan para restituir al anterior ejecutivo, sin querer polemizar con ERC.

Pese a que los republicanos inciden que su candidato a la presidencia es Oriol Junqueras, en prisión, Puigdemont ha considerado que no existe «ninguna discrepancia» con ERC en «querer mantener el Govern ilegítimamente e ilegalmente destituido» por la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Propuesta de ERC de dos gobiernos

Sobre la propuesta de ERC de que puedan haber dos gobiernos (uno en Bruselas y otro en Cataluña), Puigdemont ha descartado entrar en «ninguna especulación que signifique la legitimación del 155», artículo por el que se cesó al Govern tras su deriva unilateral.

En este contexto, ha afirmado que sin «ninguna duda» irá a Cataluña «si la decisión catalanes es que me invistan president» y ha aseverado en este sentido que no hay «plan B».

Ante la orden de detenerlo en el momento en que pise España, Puigdemont se ha preguntado si «pueden implicar una detención las ideas que te lleven a la Generalitat» y ha apelado al «tripartito del 155» (PP, Socialistas y Ciudadanos) a resolver esta «contradicción» y a clarificar «cómo lo harán para impedir» que sea president si tiene la mayoría.

En todo caso, ha afirmado que «si hay que correr el riesgo, lo tendremos que correr», aunque el número uno de JxCat trabaja con la «hipótesis» de que no se producirá esa detención si es investido, porque confía en que «pesen más los votos que las esposas».

Le gustaría volver a Cataluña antes del 21D

El candidato ha admitido que le gustaría volver a Cataluña antes del 21D, «sobre todo para ejercer el derecho a voto» -algo que no puede hacer estando en Bélgica-, pero ha remarcado que «no depende de él» porque le condiciona la orden de arresto.

Y en estas circunstancias considera que estando en Bélgica cumple con «el deber de defender la validez de la institución» que representa y que ha sido, a su juicio, «ilícitamente y ilegalmente destituida».

Tras las nuevas diligencias que prevé el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, ha señalado que «lo han intentado todo para alterar los resultados electorales» y la «última cosa es encarcelar una generación de líderes políticos», lo que es un «despropósito abismal».

Ha calificado de «fantasía de arquitectura política» el caso judicial abierto el TS por el proceso soberanista y ha exigido su retirada, porque «no es un conflicto penal, sino político». «Si insisten en la vía penal, no hay forma de arreglarlo, ¿por qué les da tanto miedo hacer política?», ha añadido.

El expresidente no ha concretado cuáles serán los próximos pasos en el proceso soberanista si revalida el cargo tras el 21D, pero ha apostado por avanzar con «firmeza sin desviarse ni un minuto del diálogo», que «nunca caduca», por lo que ha llamado al Estado a dejar «de estar encerrado en este búncker de actitud antipolítica».

Ha reclamado a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, «respeto a las decisiones» de los catalanes en las urnas, pues ya son «mayorcitos» y les va mejor, a su juicio, «autogobernados que gobernados por ella y sus fiscales de confianza y jueces amigos».

Y ha señalado que no «acepta» que al PP «no le importe lo que decidan los catalanes en las urnas ni que las vea como un simulacro para blanquear el 155».

Preguntado por si JxCat tiene vocación de convertirse en un partido político para sustituir al PDeCAT, Puigdemont ha afirmado: «Rotundamente, no».

La agenda negra de Josep María Jové, el diario del proceso secesionista

Fran Balado
Josep María Jové
Josep María Jové

La decisión de ampliar la investigación de la causa secesionista está relacionada con la incautación de una agenda de uno de los grandes arquitectos en la sombra de todo el proceso independentista

 

La decisión del juez del Supremo Pablo Llarena de ampliar el marco de la investigación de la causa secesionista está directamente relacionada con la incautación en uno de los registros de una agenda a Josep María Jové, hombre de confianza de Oriol Junqueras, ex secretario general del departamento de Vicepresidencia, Economía y Hacienda de la Generalitat y uno de los grandes arquitectos en la sombra de todo el proceso independentista. Los agentes de la Guardia Civil que el pasado 20 de septiembre registraron la vivienda de Jové en Les Franqueses del Vallès (Barcelona) hallaron una agenda grande de color negro, de la marca Moleskine, con anotacionesque recogen de forma detallada la gran mayoría de los episodios por los que ha atravesado el desafío secesionista desde el 12 de febrero del 2015. Se divide en cuatro grandes fases: «preparación del Estado, reconocimiento del Estado a nivel internacional, estructuras de Estado y medidas sectoriales», que abarcan desde antes de la formación de Junts pel Sí, la lista en la que concurrieron Convergència y ERC a las elecciones de ese año, hasta las medidas para implantar con éxito la independencia en un tiempo establecido de 18 meses.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Puigdemont, dispuesto «correr el riesgo» de volver si es investido president