Una carrera contrarreloj para espantar el fantasma de una repetición electoral

La aritmética parlamentaria obligará a tejer pactos entre al menos tres grupos, unas negociaciones que presumiblemente serán complicadas

La Voz
Redacción

Cataluña celebra las elecciones más atípicas de su historia en las que muchos ciudadanos tienen puestas todas sus expectativas. Y, sin embargo, es posible que no salga de ellas un claro ganador y que no se sepa a corto plazo quien será el nuevo presidente de la Generalitat.

C’s, ERC y JxC son los tres partidos con más posibilidades para ganar técnicamente las elecciones que hoy celebra Cataluña, pero los sondeos apuntan a que en esta ocasión, la aritmética parlamentaria obligará a tejer pactos entre, como mínimo, tres grupos; unas negociaciones que presumiblemente serán complicadas y que hacen que sobrevuele la posibilidad de una repetición electoral; una opción que alargaría la aplicación del artículo 155 en Cataluña hasta por lo menos finales de mayo del 2018. Estos son los plazos tras la jornada electoral del 21D.

  • Enero: La sesión constitutiva del Parlament tendrá lugar dentro de los 20 días hábiles posteriores a las elecciones, con lo que la fecha límite es el 23 de enero.

Corresponderá entonces en la persona que ostente la Presidencia del Parlament la tarea de abrir consultas con los nuevos líderes parlamentarios, en esos días previos a la investidura, para explorar quién puede contar con el apoyo mayoritario de la cámara catalana.

  • Febrero. Una vez constituido el Parlament de la nueva legislatura y escogida la presidencia de la cámara, así como el resto de miembros de la Mesa, en los diez días hábiles posteriores deberá celebrarse el debate de investidura del nuevo presidente de la Generalitat, por lo que el límite se situará en el 6 de febrero. Normalmente, el encargado de convocar la sesión constitutiva es el presidente saliente pero en este caso, al haber sido cesado todo el Govern de Carles Puigdemont, la responsabilidad ahora recae sobre el mismo Mariano Rajoy.

Según lo estipulado, la sesión de investidura arranca con la intervención del candidato propuesto por la Presidencia que, a continuación, iniciará un debate con los líderes de cada grupo parlamentario. Al final del debate, que suele prolongarse a lo largo de dos jornadas, se procede a una primera votación, en la que el candidato debe obtener la mayoría absoluta de los votos, es decir, un mínimo de 68 sobre 135.

 En caso de no reunir suficientes apoyos, puede someterse dos días después a un segundo debate, que culminaría con otra votación en la que es suficiente la mayoría simple de la cámara, es decir, más votos a favor que en contra.

  • Abril: El artículo 67.3 del Estatut prevé que, si transcurridos dos meses desde la primera votación de investidura sigue sin haberse podido elegir al nuevo president, el Parlament quedará disuelto «automáticamente». Entonces, el presidente de la Generalitat en funciones debe convocar elecciones «de manera inmediata», para que puedan celebrarse al cabo de 54 días. Si se llegara a este escenario, y agotando los plazos previstos, el Parlament quedaría disuelto a principios de abril.
  • Mayo: Las nuevas elecciones anticipadas en Cataluña podrían celebrarse hacia finales de mayo o principios de junio.
Comentarios

Una carrera contrarreloj para espantar el fantasma de una repetición electoral