El negro futuro de la minería más allá de 2018

El Ministro de Industria asegura que España seguirá teniendo carbón competitivo más allá de este año pero recuerda que el acuerdo de cierre del sector es «muy claro»

Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital.
Álvaro Nadal, ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Oviedo

El ministro de Energía,Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha afirmado que España seguirá teniendo carbón competitivo más allá de 2018, dentro de la normativa europea que fija para finales de este año la finalización de las ayudas a las explotaciones deficitarias. Tras reunirse con el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, Nadal ha señalado que este es el último año de ayudas públicas a las empresas del carbón, según establece la normativa europea, y «todo el mundo sabía cuáles eran las reglas del juego». El ministro ha señalado que entiende la posición del Principado, pero ha recordado que España forma parte de la Unión Europea, que tiene sus reglas, por lo que se está trabajando con distintas comunidades autónomas para ver qué opciones hay, aunque marcados por la normativa comunitaria porque «los márgenes son los que son».

Nadal también ha precisado que habrá que analizar si alguna empresa específica pueda tener alguna posibilidad mayor de supervivencia de la que tenía hasta ahora, pero ha pedido no adelantar acontecimientos. El ministro ha insistido en que el acuerdo de cierre que se llevó a cabo con la Unión Europea es «muy claro» y gracias a eso se han podido mantener las ayudas hasta este año y se ha podido hacer un cierre «ordenado» de las minas, al tiempo que las personas que han salido de la minería han podido mantener sus rentas. Preguntado por si alguna industria podrá sobrevivir a este 2018, Nadal ha dicho que algunas sí, como es el caso de las que no han recibido ayudas.

El negro 

La intención del Gobierno, ha dicho, es sacar este Real Decreto «como garantía de que centrales rentables que son útiles para el sistema y reducen el coste para el consumidor doméstico y para las industrias» no se cierren, algo que intentarán «por todos los medios». No obstante, ha lamentado que «el Gobierno no está muy acompañado» en esta batalla y pese a contar con el apoyo del Ejecutivo asturiano y de algunos agentes sociales «muy significativos», su «soledad» en el Congreso de los Diputados es «amplia», ya que prácticamente ningún grupo está apoyando esta batalla favor de las centrales rentables que ayuden a mantener bajo el precio de la electricidad.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El negro futuro de la minería más allá de 2018