El Gobierno quiere acabar con los ultras: «Hay que expulsar a los bárbaros para siempre»

Moncloa valora positivamente el encuentro paralelo de Feijoo con otros dirigentes autonómicos para fijar una postura común en la financiación autonómica


Madrid

Moncloa no suelta prenda. El sustituto del ministro de Guindos al frente de Economía tras la inminente marcha de este a la vicepresidencia del BCE, que se hará oficial el próximo 23 de marzo, continúa siendo un misterio. El Gobierno se limita a decir que la salida de Guindos significa que España ha recuperado «la confianza» y la «autoestima», y que su nombramiento como lugarteniente de Mario Draghi supone «un reconocimiento de todos los países europeos», algo que en opinión del portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, contrasta con «la actitud de los partidos nacionales, que han hecho todo lo posible para torpedear su candidatura», lamentó. «Parece mentira. No han tenido éxito, de lo cual me alegro», dijo. Méndez de Vigo se alegra de la salida de Guindos a nivel profesional, aunque aseguró que en el Consejo de Ministros lo echarán de menos. Él en particular, ya que lo considera un amigo.

Así las cosas, Guindos tiene la intención de renunciar a su cargo a principios de esta semana, aunque parece que el presidente del Gobierno, que este viernes no ha podido liderar el Consejo de Ministros al encontrarse de viaje en Bruselas, tiene la intención de dilatar el cambio lo máximo posible y ejecutar las cosas solo cuando estén atadas y bien atadas.

La violencia en el fútbol

Al margen de la salida de Guindos, otro de los apartados con presencia en la rueda de prensa de este viernes en Moncloa fue la violencia en el fútbol, al hilo de los enfrentamientos de anoche en Bilbao entre radicales del Athletic y del Spartak de Moscú, que se saldaron con la muerte de un agente autonómico, que falleció de un infarto. «Tenemos que expulsar a los bárbaros para siempre», comentó el portavoz del Gobierno. Méndez de Vigo también avanzó que el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete Lasa, mantendrá un encuentro con altos representantes de la UEFA para trasladar la preocupación de España en relación al próximo mundial, que se celebra este verano en territorio ruso.

El Gobierno volvió a repetir este viernes su voluntad de alcanzar pactos con otras formaciones en varios capítulos. Un acuerdo es precisamente lo que necesita para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. Fuentes de la Moncloa confirman que no los presentarán en la Cámara si no logran antes los apoyos necesarios. Es decir, que no atenderán alas presiones de otros partidos, que reclaman que se trata de una obligación de Ejecutivo recogida por la Constitución. El titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció recientemente su voluntad de cerrarlos a finales de marzo, antes de las vacaciones de Semana Santa, aunque tal y como están las relaciones con Ciudadanos, parece complicado que puedan llegar a un acuerdo.

Financiación autonómica

Otro de esos grandes pactos a lo que se comprometió el Gobierno al principio de la legislatura fue la actualización del sistema de financiación autonómica. Admiten que se trata del «más retrasado». No obstante, Moncloa valoró positivamente el encuentro paralelo que mantuvieron a principios de esta semana los presidentes autonómicos de Galicia, Asturias, Castilla y León y Aragón para fijar posturas en común a la hora de enfrentarse a la negociación, aun a pesar de pertenecer a partidos de distintos signos.

Con la situación en Cataluña totalmente paralizada, el desafío independentista va perdiendo protagonismo en las ruedas de prensa del Consejo de ministros, cuando hace apenas dos meses las monopolizaba por completo. Méndez de Vigo insistió en que las fuerzas autonómicas alcancen un acuerdo para investir a un presidente capaz de «abrir una etapa de diálogo», aunque se reservó a la hora de mencionar algún nombre en particular: «Yo nunca voy a hacerle la alineación al rival», dijo. También en relación en Cataluña, al portavoz del Ejecutivo no le sorprendió que el último CEO (el centro de estudios de opinión de la Generalitat) refleje un importante descenso de los apoyos con los que cuenta el secesionismo, al considerar el «comportamiento valleinclanesco y esperpéntico» de algunos de sus dirigentes. Uno de los más comentados esta semana fue el de la exdiputada de la CUP Anna Gabriel, que faltó a su cita en el Supremo y busca refugio en Suiza. «La líder de los anticapitalistas en el país capitalista por excelencia», ironizó.

Sobre las pensiones

Los pensionistas gallegos del 0,25 Aseguran que la subida anunciada por el gobierno no da ni para un café. Algunos tienen más de medio siglo cotizado. Su retiro más o menos cómodo no les impide solidarizarse con aquellos a los que la paga apenas cubre los gastos de cada mes

Por último, en relación a la multitudinaria manifestación de ayer a las puertas del Congreso en la que miles de jubilados salieron a la calle para defender el sistema público de pensiones, Méndez de Vigo ha garantizado de que ese tema siempre ha sido una prioridad para el Gobierno, y que incluso en los momentos más comprometidos de la crisis, cuando accedieron a la Moncloa y se encontraron con «las arcas vacías», jamás se habían tocado. «Están garantizadas», aseguró el portavoz, tratando de enviar un mensaje de tranquilidad. Y siguiendo con el mensaje que habitualmente traslada Rajoy, insistió en que la mejor receta para ello es la creación de empleo.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Gobierno quiere acabar con los ultras: «Hay que expulsar a los bárbaros para siempre»