La prisión de Lula: una celda sin rejas, aislada y con baño

El expresidente de Brasil asegura que «la muerte de un excombatiente no para la revolución»


redacción / la voz

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva se ha envuelto en la bandera de la política que emprendió en favor de las clases populares para explicar su ingreso en la cárcel por un caso de corrupción. «La muerte de un combatiente no para la revolución», dijo. Lula, que ha anunciado que cumplirá su mandato, permanece detenido en la sureña ciudad de Curitiba. Se encuentra en una celda especialmente preparada para él por la Policía Federal (PF). Un espacio diseñado para garantizar el aislamiento del ex presidente brasileño.

La habitación donde está recluido Lula da Silva era usada anteriormente para alojar a policías que venían de otras ciudades para participar en operativos en Curitiba, por lo que no tiene rejas y cuenta con baño propio, además de cama, una mesa, una silla y una ventana que da a un patio interno. El Gobierno venezolano aseguró este domingo que el expresidente de Brasil es «víctima de una inquisición judicial».

La Cancillería venezolana emitió un comunicado en el que considera que Lula está pagando por una decisión judicial instrumentalizada a través de un golpe de Estado, que nació en el año 2016 con la destitución de Dilma Rousseff, y destruyó la «estabilidad política y social».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La prisión de Lula: una celda sin rejas, aislada y con baño