Dimite la subdirectora del Instituto de Derecho Público de la URJC tras la polémica del máster de Cifuentes

Laura Nuño ha dejado su cargo por la crisis de confianza que ha generado el escándalo


Madrid

La subdirectora del Instituto de Derecho Público (IDP) de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Laura Nuño, ha anunciado que deja su cargo por la «crisis de confianza» generada dentro de este centro dirigido por el catedrático Enrique Álvarez Conde, también director del máster de Cristina Cifuentes.

Nuño, que accedió a la subdirección del IDP en diciembre de 2017, ha explicado a Efe que, pese a que se trata de «un cargo no estatutario», está «muy desolada en lo personal», por lo que ha decidido apartarse de dicho centro, cuya actividad de los últimos 10 años está siendo investigada por la inspección interna de la URJC.

«Se trata de una decisión estrictamente personal», ha insistido Nuño, quien ha recalcado que «sigue respetando» al IDP y al cual «seguirá perteneciendo» como profesora.

El nombre y la firma de Laura Nuño ha aparecido hoy en varias actas oficiales de convalidación, en las que se da fe de una supuesta reunión de una comisión de Garantía de Calidad del máster, en mayo de 2012, donde se aprobó la convalidación de tres de las asignaturas a varios estudiantes, Cifuentes entre ellos.

Respecto a la autenticidad de su firma, que aparece en estampada en dichos documentos de convalidación que han sido desvelados hoy por eldiario.es, Nuño ha dicho que «no parece» su firma y que no recuerda «haber convalidado nada de esa materia, ni haber asistido a dicha reunión».

Politóloga, investigadora y activista feminista, Nuño permanecerá como directora del Observatorio de Igualdad en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), desde donde fue propulsora del primer Grado académico de Género en España y está preparando un nuevo título en Prevención en Violencia de Género y Sexual.

Tres opciones para Cifuentes y... ¿un único destino?

El futuro de la aún presidenta madrileña depende en buena medida del desafío político que enfrenta al PP con Ciudadanos

El PP intenta desesperadamente ganar tiempo a la espera de un milagro o de encontrar una forma más o menos presentable de afrontar la sustitución de Cristina Cifuentes de la manera que haga menos daño político. Porque el destino final de la presidenta madrileña parece escrito, aunque la forma en que se haga efectivo dependa de la opción por la que se decanten los populares de entre la terna que tiene por delante y de la evolución del pulso a muerte entre el PP y Ciudadanos.

PERMANENCIA

Improbable. El milagro con el que sueñan en el PP sería que la Fiscalía concluyera su investigación exonerando a la presidenta madrileña. A la vista de las pruebas que se han ido conociendo, incluso aunque la librara de culpa desde el punto de vista penal y que esta recayera íntegramente sobre cargos de la Universidad Rey Juan Carlos, la responsabilidad política sería insalvable. Ciudadanos dio ayer el paso definitivo al exigir la dimisión de la presidenta. La imagen de la formación naranja como adalid de la regeneración de las instituciones y ariete contra la corrupción se iría al traste si permite la continuidad de Cifuentes. De hecho, cada día que pasa con la presidenta en su puesto es oxígeno para el PP y un jirón en la piel de C’s. Los populares, por supuesto, encantados de hurgar en la herida, porque el partido de Rivera se ha metido en un callejón de difícil salida: o rectificar o entregar el Gobierno de la Comunidad de Madrid a los socialistas con el apoyo de Podemos. Ninguna de las dos opciones es buena, así que aunque la continuidad de Cifuentes sea improbable, no es descartable del todo.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Dimite la subdirectora del Instituto de Derecho Público de la URJC tras la polémica del máster de Cifuentes