La mitad de las casas que se compran en Asturias se pagan a tocateja

La hipoteca media en el Principado ronda los 90.000 euros


Redacción

Más de la mitad de las viviendas que compraron los asturianos el año pasado fueron pagadas a tocateja. Los datos del Consejo General del Notariado certifican que en 2017 se cerraron en el Principado 8.976 compraventas de casas, pero tan solo se constituyeron 4.416 préstamos que tenían como finalidad la adquisición del inmueble. El dato tiene dos lecturas: o los compradores tenían un buen colchón y consideran que ahora es el momento de invertir en ladrillo; o el crecimiento macroeconómico de los últimos años les ha permitido amasar una cantidad suficiente para pagar un inmueble al contado. A ello ha contribuido el ajuste de los precios tras la crisis.

El porcentaje de pisos pagados al contado (50,8%) en 2017, supone casi cuatro puntos más que el año anterior (47%). Es el dato más elevado de los últimos tres ejercicios, aunque se sitúa lejos de los máximos de 2012, cuando fue del 57%. Por el contrario, los números nada tienen que ver con los de antes de la crisis. En 2007, cuando el grifo del crédito estaba abierto y los bancos daban facilidades para la concesión de hipotecas, los casos en los que los compradores recurrieron a un préstamo supusieron más del 59%. La hipoteca media ronda los 90.000 euros en la región, frente a los 122.000 euros anteriores a la crisis.

En cuanto al número de transacciones, la cifra de ventas fue la mejor desde 2010. Lejos quedan aún los datos precrisis, pero el crecimiento comienza a ser sostenido. El año pasado se vendieron en Asturias 8.976 casas, el 18% más que las 7.611 del año anterior. El mínimo desde el estallido de la burbuja se registró en 2014, con 2.761. Por el contrario, el máximo llegó en 2017 con 11.637 transacciones.

Una de las razones que explican este cambio de tendencia está en el atractivo del sector inmobiliario como activo de inversión, gracias a las altas rentabilidades que ofrece el mercado del alquiler (alrededor de un 6,47% anual en Asturias, según el último estudio de Sociedad de Tasación). Esta situación está provocando que pequeños ahorradores, escarmentados por fraudes como el de las preferentes o las pérdidas sufridas en bolsa, y ante la falta de atractivo de los depósitos bancarios, coloquen de nuevo su dinero en el ladrillo. La mayoría optan por pequeños pisos, en el entorno de los 100.000-120.000 euros (cantidades que puedan pagar a tocateja o con una financiación pequeña) y ubicados en las principales zonas urbanas de la comunidad o en municipios turísticos, donde la demanda de pisos en alquiler (ya sea para arrendamientos estables o de temporada) garantiza un buen retorno anual para la inversión realizada.

La situación del mercado en Asturias presenta diferencias significativas a las del conjunto del país, donde el 44% de las viviendas adquiridas se financiaron con hipoteca. Además, las cifras del 2017 están ya en niveles precrisis en el conjunto de España, ya que diez años antes, en la antesala del estallido de la burbuja inmobiliaria, el volumen de casas que se compraban al contado ya superaba el 50 %.

El boom de los alquileres

Prueba del dinamismo del mercado del alquiler en toda España la da el último informe elaborado por el portal Pisos.com, que calcula que los precios de los arrendamientos han subido el 11,70% en los últimos doce meses. La subida es tan fuerte que, como reconoce Ferran Font, director de estudios de la web inmobiliaria, «existe cierta preocupación sobre cómo se está comportando actualmente este mercado y sus posibles consecuencias en un futuro cercano». El experto admite que «la discusión acerca de si se está generando o no una burbuja está muy viva en estos momentos, puesto que se han producido fuertes y rápidos incrementos en las mensualidades, al tiempo que la rentabilidad generada por los alquileres se ha disparado».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La mitad de las casas que se compran en Asturias se pagan a tocateja